Se publicó en el Diario Oficial un Decreto Supremo que explica las condiciones del Contrato Especial de Operación del Litio (CEOL) para Codelco, en el cual el Estado de Chile autoriza a la filial a la explotación del litio en el Salar Maricunga.

Con esto, Codelco debe buscar un socio estratégico, ambos deben aportar el 2.5% de sus ventas a I+D. También tienen la obligación de ofrecer a productores locales de litio un precio más bajo que el mercado para desarrollar productos con valor agregado.

La duración del contrato es de 40 años y se divide en dos etapas: exploración y prospección; la cual dura 8 años y medio como máximo. Luego construcción y explotación, que se inicia al término de la primera etapa y no puede extenderse más allá del 31 de diciembre de 2057.

A esto se le suman pagos trimestrales a la venta de litio y un pago anual que depende de la utilidad de las operaciones. Además el contrato, similar al que fue firmado por Corfo y SQM, donde el Estado debe supervisar tanto el aspecto medioambiental como comercial: “El contratista deberá comunicar trimestralmente por escrito al administrador del contrato designado por el Ministerio (de Minería) el volumen total de litio vendido, los precios de venta y demás condiciones comerciales que inciden en la fijación de dichos precios”, señala el decreto.