Desde chanclas de lujo hasta plataformas, esta es la guía definitiva para hacerte con unas sandalias atemporales.

Las sandalias clásicas son las joyas de la corona de cualquier armario de verano. Tanto si te va el minimalismo como si te dejas llevar por el exceso, no hay duda de que cualquier estilismo gana enteros si lo redondeamos con un zapato atemporal. Cierto que a veces es difícil dar con el modelo adecuado entre tanto ir y venir de nuevas tendencias. 

El truco para no arrepentirte nunca de tu compra es buscar diseños duraderos, fabricados con la más alta calidad artesana. En el extremo más lujoso del ranking, están las sandalias Oran de Hermès. Hablamos de una chancla icónica que no ha perdido ni un ápice de relevancia desde que se creó hace 25 años. Vale que el reconocible logotipo de la H contribuye mucho a su éxito, pero el verdadero poder de este calzado reside en una silueta cómoda de llevar y un diseño expertamente elaborado.

Pero Hermès, claro está, no es la única marca que ofrece sandalias incombustibles para usar una y otra vez cada verano. En el otro lado del espectro de precios, están nuestras queridas Birkenstock de doble hebilla y las delicadas tiras de las sandalias de Tkees. Hay otras marcas que también dominan el arte del zapato veraniego para llevar hoy y siempre.