Seleccionar página

Revista Digital – Informaciondemercados

La diabetes es una enfermedad altamente prevalente en el mundo y en Chile; según la Encuesta Nacional de Salud de 2017, el 12,1% de los chilenos tienen sospecha de diabetes tipo 1 o 2.

Sin importar el tipo que tengas, la diabetes ocurre cuando el cuerpo es incapaz de regular las concentraciones de azúcar o glucosa que se encuentran en el torrente sanguíneo. 

Conocer más sobre la enfermedad te permite reconocerla a tiempo y diferenciar los tipos de diabetes que puedes presentar, cómo las puedes tratar y si puedes prevenirlas.

Diabetes tipo 1

Este tipo de diabetes se presenta como una enfermedad que puede aparecer a cualquier edad, pero usualmente se detecta en niños y adolescentes, por lo que previamente se le conocía como diabetes juvenil

Se trata de una afección con la que el cuerpo no produce o no crea las cantidades suficientes de insulina que se requieren para poder controlar el azúcar que entra al torrente sanguíneo.

“Con el tiempo, el cuerpo ataca las células productoras de insulina del páncreas, destruyendo por completo la capacidad del páncreas para producir insulina, la hormona que regula el azúcar en la sangre y mantiene su cuerpo en niveles saludables de glucosa”, explicó en un comunicado el Dr. Douglas Barbieri, director médico regional del negocio de diabetes de Abbott.

Esta versión de la enfermedad se comporta como una condición autoinmune y por la que los pacientes deben inyectarse insulina a diario para poder sobrevivir. 

Diabetes tipo 2

Este es la variedad de diabetes que se desarrolla con el tiempo. Es que las células del cuerpo van perdiendo la sensibilidad a la insulina, por lo que el páncreas debe producir más insulina para regular la glucosa en la sangre.

Si bien la obesidad puede ser un factor de riesgo para tener diabetes, no todas las personas con esta enfermedad tienen algún porcentaje de sobrepeso, aclaran desde el sitio MedlinePlus. 

Otros factores que aumentan la posibilidad de diagnóstico son el sedentarismo y la alimentación poco saludable. 

Es muy importante que los pacientes reconozcan el diagnóstico y actúen prontamente, para así evitar las complicaciones médicas asociadas. 

“Con el tiempo, los niveles elevados de azúcar en la sangre dañan los tejidos del cuerpo y causan complicaciones como neuropatía diabética, vasos sanguíneos dañados, enfermedad renal y pérdida de la visión“, añadió el Dr. Barbieri.