Seleccionar página

Revista Digital – Informaciondemercados

En la primavera aumenta la temperatura ambiente, amanece más temprano y comienza a florecer la vegetación. En este tiempo de cambios, también se dan las condiciones perfectas para que las personas sufran diferentes tipos de rinitis

La rinitis es el nombre con que se conoce a la inflamación e hinchazón de la mucosa de la nariz, la que luego produce molestos síntomas. 

Existe una variedad de rinitis, clasificadas por la literatura médica, según el origen de esta. Dependiendo de cada diagnóstico, estas tendrán diferentes tratamientos.

Rinitis alérgica

En este caso, la inflamación de la estructura interior de la nariz ocurre producto de una reacción del sistema inmune ante la exposición con un elemento alérgeno. 

Muchas personas son sensibles al polen, polvo, ácaros, ciertos tipos de vegetación, animales o moho, los que al entrar en contacto con el organismo producen una reacción alérgica.

Según el sitio Manual MSD, algunos de los síntomas más habituales de la rinitis alérgica son:

  • Prurito o pequeñas manchas rojas en la piel.
  • Estornudos.
  • Secreción nasal.
  • Congestión nasal. 
  • Ojos llorosos e irritados. 
  • Inflamación de párpados. 
  • Tos.
  • Sibilancias. 

Para poder prevenir este tipo de rinitis, los expertos recomiendan que se evite el contacto con la sustancia alérgena, y se pueden recetar antihistamínicos o corticoides para tratar las manifestaciones. 

Rinitis no alérgica

La contraparte más habitual es la rinitis vírica aguda, una condición que puede ser causada por una variedad de virus, pero que la mayoría de las personas conoce como un resfriado común.

En este caso, el tratamiento dependerá del patógeno o microorganismo responsable de la infección, y algunos de los principales síntomas, descritos por Clínica Mayo, son:

  • Congestión nasal o goteo de la nariz. 
  • Estornudos.
  • Mucosidad de la garganta. 
  • Tos. 

Pero en otros casos, se podría tratar de una rinitis crónica, que usualmente resulta de graves enfermedades como la tuberculosis o sífilis; una rinitis atrófica, que se produce por un cambio estructural en la pared nasal, específicamente el adelgazamiento de la mucosa.

Es importante recordar que si se trata de síntomas graves o persistentes en el tiempo que no disminuyen por el uso de medicamentos, entonces, se debería acudir a un especialista.

Fuente: Meganoticias.cl