Seleccionar página

Revista Digital – Informaciondemercados

El azúcar es un ingrediente que hace de ciertas comidas muy deliciosas, pero su consumo está más asociado a efectos negativos más que a cualquier aporte nutricional. Por un lado, es alto en calorías, no aporta muchos nutrientes y ha sido directamente relacionado con el diagnóstico de enfermedades como la diabetes tipo 2 y el alzhéimer.

Hay varios productos que contienen azúcares naturales, como la fructosa de las frutas o de la leche, pero el verdadero problema residiría en los azúcares añadidos que se encuentran, principalmente, en los alimentos altamente procesados.

Según la Asociación Americana del Corazón, las principales fuentes de azúcares añadidos son:

  • Bebidas azucaradas. Pueden ser bebestibles carbonatados, jugos de fruta, cafés, energéticas o tés dulces. 
  • Dulces.
  • Postres y productos horneados. Galletas, tortas, kuchen, helados, yogur, etc.

Eliminar o disminuir el consumo de estos productos entregaría una variedad de beneficios, por ejemplo, disminuiría las probabilidades de que tengas diabetes tipo 2, entre otras cosas.

¿Qué pasa con mi cuerpo cuando dejo el azúcar?

“Va a tener tres días difíciles”, comentó el Dr. Brian Quebbemann. “Es probable que sueñes despierto con donas, si eres el tipo de persona que regularmente toma un panecillo por la mañana y termina la cena con el postre”, añadió el cirujano. 

Junto a los antojos por azúcar, durante los primeros días podrías experimentar síntomas de ansiedad, depresión, fatiga o mareos, al igual como ocurre con el proceso de desintoxicación de algunas drogas, explicó el profesor de biología de la Universidad de Aston, James Brown

“Al eliminar el azúcar de la dieta, la rápida reducción de los efectos de la dopamina en el cerebro probablemente interferiría en el funcionamiento normal de muchas vías cerebrales diferentes, lo que explicaría por qué las personas informan de estos síntomas”, escribió.

Con el tiempo, aumentarán los niveles de adrenalina en el cuerpo, lo que permitirá descomponer el glucógeno y el azúcar, las fuentes de energía primaria de las células, que se almacenan en los músculos y torrente sanguíneo.

Así es como el cuerpo entra en cetosis, un mecanismo de supervivencia del cuerpo, con el que el organismo oxida las grasas almacenadas. Primero comienza con el exceso almacenado, pero también incluye las reservas propias de cada individuo. 

De esta forma, las personas pueden perder peso, pero también podría disminuir la grasa con la que envejece tu piel, disminuirán las probabilidades de que te enfermes, no sentirás tanta hambre, evitarás las caries, tendrás un corazón más saludable y disminuirá la probabilidad de que tengas deterioro cognitivo o depresión.

Fuente: Autocosmos