En caso de que prospere la denuncia de la Federación de Fútbol de Chile en contra de Ecuador, por la inscripción antirreglamentaria del jugador Byron Castillo en las Eliminatorias Sudamericanas para el Mundial de Qatar 2022, los italianos esperan tener la venia de la FIFA para colgarse en la Copa del Mundo, aunque sea por un factor económico.

Para nadie es un misterio de, si bien Chile apareció en solitario al momento de hacer la denuncia contra Ecuador por supuesta presencia irregular de Byron Castillo en ocho partidos de las últimas Eliminatorias Sudamericanas para el Mundial de Qatar 2022; hay otros países que quieren aprovecharse del pánico y esperan una recompensa caída del cielo.

Es el caso de Italia, que después de quedar eliminados de su segunda Copa del Mundo en forma consecutiva, ya insinúa su interés de quedarse con el cupo mundialista en caso de que Ecuador sea inhabilitado de participar, por parte de la FIFA, en lo que ya se perfila como el debate que viene en el planeta fútbol.

El diario financiero italiano Investire Oggi aborda la problemática y pone sobre la mesa un factor desatendido. Si bien Italia quiere tener su chance a través del Ranking FIFA, que tiene a la Azzurra como la mejor selección entre las que no pudieron clasificar a la cita mundialista, hay otro elemento que esta publicación pone sobre la mesa.

“La participación de Italia en el Mundial sería sensacional, aunque ciertamente escandalosa para muchos. Sin embargo, es posible que suceda. ¿Qué tan probable? Quizás un poco, pero cuando se habla de fútbol o, más en general, del deporte; en muchos casos prevalecen consideraciones económicas más que las estrictamente deportivas”, sentencia la publicación.

En ese sentido, subraya que “Italia es un gran mercado de 60 millones de fans, también conocidos como consumidores. Mantenerlo fuera de la competencia le cuesta a la competencia y al mundo del fútbol. Qatar es una gran vitrina donde lucirse para hacer negocios”, analiza el cronista Giuseppe Timpone.

Finalmente, una descripción bastante clara de la forma que tienen de pensar en la FIFA. “Nadie se atreve a pensar que la FIFA hará unos carnets falsos para readmitir a Italia en el Mundial, pero ¿Qué pasa si alguien agita estos carnets falsos frente a sus ojos?”. La Azzurra tiene la servilleta puesta para meterse en el banquete.