Noticia Diaria – Revista Digital.

Entramos en esa época del año en que nuestra mente va convenciéndose poco a poco del regreso a una rutina más o menos ordenada. Atrás hay que volver a dejar ese estado de relajación permanente que nos proporcionaban las vacaciones, y, sí, por mucho que nos muramos de la pena, hay que retomar los madrugones, las prisas y demás preocupaciones que provoca el regreso al trabajo, el cole o los estudios. ¿Hay algo de positivo en todo esto que nos hace abandonar la felicidad de descansar y no hacer nada? ¿Existe algún estímulo que nos edulcore esta amarga sensación de entrar en septiembre y tener que volver a las obligaciones del día a día? Hay que pensar que sí, que un nuevo curso lleno de oportunidades nos espera, pero si ni siquiera esto te anima, puede que encuentres algo de consuelo en la moda. En todas esas tendencias y estilos que ya hemos visto avanzadas a lo largo del verano, y por qué no, en todos esos looks que están por lucir, aunque sea para ir a trabajar a la oficina o al centro de trabajo de turno. Nuevos y frescos estilismos para poner en marcha y que nos alegrarán la vista y el ánimo, como los que nos inspira el minimalismo de la moda de los años 90, uno de los estilos más cool que sigue vigente en plena década de los 2020 y que promete darnos algunos de los mejores looks minimalistas para volver a la oficina.

¿Consignas importantes? Sí, para interpretar esta estética bien y conseguir fórmulas sencillas y llenas de personalidad, sin caer en el aburrimiento o lo insulso, debes tomar nota de algunas premisas fundamentales:

  1. Los básicos serán tus nuevos mejores amigos. Hola a tu camiseta de algodón blanca (o cualquier otro tono neutro), tu jersey de cashmere o alpaca, tus vaqueros más pulidos o tus camisas masculinas blancas.
  2. Sigue exprimiendo las prendas más elegantes del verano, como las bermudas de lino, los tops de punto o los vestidos minimalistas que hayas declinado durante los días de calor.
  3. Aunque los trajes de chaqueta se antojan algo aburridos, abrazar su versión más oversize y combinarlos de forma diferente (con sneakers, sandalias planas, tank tops de canalé) nos dará alas para innovar más en nuestros looks de oficina.
  4. Las americanas siguen siendo el elemento estrella para elevar aún más el estilismo, pero no desdeñes el poder de una camisa masculina oversize abierta para abrigar ligeramente los looks de oficina, tanto lisas como a rayas verticales para imprimir un toque estival.
  5. Por supuesto, los accesorios terminarán un look minimal redondo, pero si son inesperados lo bordarás para romper con la seriedad habitual en estos conjuntos. Piensa en mocasines con suela gruesa, una gorra de béisbol, tus sandalias planas favoritas del verano, diademas para realzar la melena o joyas doradas para dar luz.

Para ver plasmado todo este know how, nada mejor que acudir al street style y a los looks de las que mejor visten en Instagram. Maestría y audacia les sobra a la hora de crear fórmulas y looks de oficina sencillos pero sorprendentes que nos alegrarán la vuelta a la rutina. Prometido.

Fuente: Elle