Seleccionar página

En los últimos años, la incorporación de softwares especializados en el sector sanitario ha fortalecido la continuidad y trazabilidad de las atenciones en salud. Son Plataformas que han sabido adaptarse a los modelos y procesos que le son propios a cada centro sanitario y que, a la vez, interoperan para ofrecer una mejor performance y seguridad a los pacientes. 

El avance permanente y exponencial de la Tecnología -acompañado de la alfabetización digital de la ciudadanía- y el desarrollo de soluciones digitales cada vez más especializadas, han ido adquiriendo un profundo rol social que ha permeado cada espacio de la sociedad, impactando positivamente en la prestación de servicios públicos y privados más eficientes, de calidad y oportunos para la población.  

El sector Salud no ha sido ajeno a este proceso, acumulando más de dos décadas de Transformación Digital, que le ha permitido ir consolidando una base tecnológica robusta, que colabora fuertemente en la entrega de atenciones en salud más oportunas, seguras, integrales y de calidad para las personas y que, en los últimos años, ha tenido un importante desarrollo en el marco de la emergencia sanitaria que trajo consigo la pandemia por Covid-19. 

Una transformación que -ya hace más de 20 años- comenzó con la implementación de módulos informáticos que acompañaban los procesos de admisión y registro clínico en los establecimientos de salud y que hoy se consolida con robustos Sistemas de Información, que dan cuenta de los procesos completos en cada tipo de atención y que atienden al contexto y particularidades de los distintos territorios, interoperando para facilitar la gestión en Red. 

El Dr. José Fernández, médico especialista y gerente general de Rayen Salud -empresa que fue pionera y ha sido protagonista en la Transformación Digital en Salud de Chile- explica: “Para nosotros, como proveedores de Tecnología Sanitaria, este ha sido un largo proceso de escucha, para entender y abordar las necesidades de los Equipos de Salud en el contexto de la atención y con las particularidades de sus territorios, que ha resultado en un trabajo colaborativo permanente y cuyos frutos hoy soportan la gestión clínica y administrativa de más de 900 establecimientos de salud del país, consolidándose en un ecosistema de soluciones tecnológicas que hoy responden a los diversos espacios de interacción, coordinación y cooperación de las Redes Integradas de Servicios de Salud del país”.  

“De este modo, hemos observado las necesidades generales de la Red, sin perder las particularidades de cada uno de sus componentes y modelos de atención; desde una mirada clínica, que además visualiza y atiende los diversos contextos, realidades y procesos de cada establecimiento; con una escucha permanente a los Equipos de Salud, para entregar soluciones configurables, integrales e interoperables, que se especializan en entregar sistemas y funcionalidades que soporten sus modelos y den continuidad a la atención”, agrega el profesional.  

Desarrollo y acompañamiento permanente  

Estos sistemas a los que se refiere el Dr. Fernández, han ido insertándose en el sector Salud de todo el país, a medida que el desarrollo tecnológico ha permitido atender sus necesidades y colaborar en la entrega de atenciones sanitarias más oportunas, seguras, integrales y de calidad para la población, dejando de lado la papelería y las planillas, para dar paso a tecnologías más ágiles y robustas, con softwares que hoy responden a cada espacio de trabajo (clínico, administrativo y de gestión) de los establecimientos de salud. Y no sólo ello, sino que se consolidan en un ecosistema integrado de soluciones, que incluye registro clínico electrónico, teleconsulta, contactabilidad, rescate de pacientes, inteligencia de negocios para el procesamiento de datos, gestión del cuidado, coordinación, cooperación y comunicación con el paciente; entre muchos otros; lo que permite un apoyo a la medida para las necesidades de cada Red Asistencial, público o privada.    

“Debemos considerar, además, que la Tecnología es dinámica y que el riesgo de obsolescencia en el mediano plazo es enorme, por lo que la entrega de servicios de Informática Clínica demanda un acompañamiento y desarrollo permanente. Es por ello que, como organización, acogimos desde el comienzo el compromiso de entregar servicios especializados de informática en salud, que se centraran en la adopción efectiva de la tecnología y no en los softwares como un fin en sí mismos, lo que hoy nos permite avanzar y actualizarnos permanentemente, en torno al contexto del sector sanitario y los nuevos desafíos que se le presentan, con especial atención en la ciberseguridad”, explica el gerente general de Rayen Salud. 

“Es así como el Sistema RAYEN, el software que ofrecemos para la Atención Primaria de Salud, se ha ido adaptando y actualizando permanentemente, con una reciente versión que ya está disponible en todos los centros que lo utilizan. O también es por ello que lanzamos hace unos meses nuestra nueva solución especializada en Hospitales de Menor Complejidad o Comunitarios Familiares, que llamamos RAYEN Eloísa, y que atiende especialmente al modelo de este tipo de establecimientos hospitalarios, con un fuerte foco en la gestión del cuidado y la atención clínica integral y multiprofesional, con componentes de gestión de camas y pabellones. Y, para los Hospitales y Clínica de Mediana y Alta Complejidad, hemos dispuesto de un nuevo HIS de categoría mundial, llamado SINA, que se ubica en el cuadrante mágico de Gartner y ha sido certificado en Hospitales por la Joint Commission, ya que cubre íntegramente la gestión clínica y administrativa de este tipo de instituciones. Todos ellos, como sistemas centrales, vienen fortalecidos no sólo por un ecosistema de componentes adicionales y complementarios, sino también del acompañamiento permanente de nuestro equipo”, añade el Dr. Fernández. 

Colaborando a la gestión integrada de las Redes Asistenciales 

Uno de los principales desafíos de la Transformación Digital en Salud ha sido el evitar la proliferación de sistemas islas, es decir, que sólo atiendan una necesidad específica y que no interoperen o interactúen entre ellos. En ese sentido, el Dr. Fernández señala que “la interoperabilidad de los Sistemas de Información en Salud es clave y, por supuesto, debe ser transparente y natural para los usuarios, como un componente fundamental para asegurar la continuidad, trazabilidad e integralidad de las prestaciones en un centro de salud, así como la coordinación y cooperación entre los distintos establecimientos y actores de una Red Asistencial”.  

“Por ello, como proveedores, hemos puesto especial énfasis en impulsar la ciberseguridad e interoperabilidad entre los distintos sistemas de información en salud, como en la construcción de soluciones que son parte de un ecosistema integrado, robusto y escalable, que permite fortalecer la gestión de un establecimiento en particular y de las Redes Integradas de Servicios de Salud”, concluyó.