La firma de lujo francesa ha mostrado una vez más su vertiente más humana. Su nueva colección de pulseras Silver Lockit diseñadas por el difunto diseñador Virgil Abloh serán los accesorios para recaudar fondos este 2022.

La línea Silver Lockit acompaña a Louis Vuitton en su colaboración con Unicef desde 2016. Los beneficios que derivan de la venta de sus accesorios se destinan a diferentes causas sociales entre las que cabe destacar las situaciones de emergencia, catástrofes naturales y un largo etcétera.

Dicha colaboración ha logrado recaudar 16 millones de euros. Fruto de su éxito la firma apuesta por reinventarse en su más reciente versión. Los diseños en esta ocasión pertenecen a Abloh, quien fuera director creativo de la sección masculina de la marca. Colaboró activamente en el proyecto desde 2020 y parte de su trabajo se verá en esta su última colección solidaria.

El sello distintivo de Virgil convirtió sus creaciones en forma de accesorios en iconos de estilo muy característicos. La combinación de cadena y cordón, así como la idea de añadir un candado a sus pulseras han sido la fórmula que sigue siendo todo un clásico. Sus diseños se mantienen de forma incombustible y atemporal, pero con una propuesta de nuevos materiales.

El candado con el logo está disponible en negro o titanio, mientras que el cordón en amarillo neón, arcoíris o negro si lo prefieres. Su iniciativa y amplio esfuerzo dan forma a una colección versátil donde su trasfondo es concienciar y ayudar a los más necesitados. El precio de las pulseras oscila entre 470 y 490 euros en función de su diseño y materiales usados. Sobre cada pieza vendida la marca dona alrededor de 90 euros a las distintas causas de Unicef.