Seleccionar página

Revista Digital – Informaciondemercados

Probablemente, te ha pasado que al abrir un paquete de papas fritas o de golosinas no puedes dejar de comer hasta acabar con su contenido. Esto no es casualidad, y es que expertos han asegurado que los alimentos ultraprocesados son tan adictivos como los cigarros y la nicotina.

Es por eso que no es de extrañar que aumenten el riesgo de padecer obesidad y otras enfermedades asociadas como problemas cardíacos, diabetes e incluso cáncer. Sin embargo, la lista no termina ahí, ya que un nuevo estudio reveló otro efecto negativo de consumir este tipo de alimentos.

Se trata de una investigación publicada en la revista científica Frontiers in Nutrition, en la que expertos españoles señalan que el alto consumo de alimentos ultraprocesados se asocia a una mayor cantidad de bacterias en el intestino, las cuales se relacionan con enfermedades inflamatorias gastrointestinales. 

¿Por qué son tan dañinos?

En concreto, los alimentos ultraprocesados pueden definirse como productos, ya que son preparaciones industriales comestibles que están elaboradas a partir de sustancias derivadas de otros alimentos y que están cargados de azúcares, grasas saturadas y sal.

Eso no es todo, puesto que estos alimentos suelen someterse a procedimientos de preparación y elaboración tan perjudiciales como sus ingredientes, en los que también se le añaden edulcorantes, colorantes o potenciadores del sabor.

¿Qué dice el estudio?

Para llegar a la conclusión de que los trastornos gastrointestinales se asocian a un mayor consumo de este tipo de alimentos, se reclutaron 641 personas de edad avanzada con alto riesgo cardiovascular, las cuales se clasificaron en tres categorías según su consumo de ultraprocesados (bajo, medio y alto).

Luego, se analizaron muestras fecales de estos sujetos para obtener información sobre la composición de su microbiota intestinal. Esto permitió observar que quienes pertenecían al grupo de alto consumo mostraban mayores niveles de bacterias.

A partir de esos datos, los autores sugieren que la dieta y el estado nutricional son determinantes importantes en la salud humana, a través del cambio de la composición de la microbiota intestinal.

Fuente: Meganoticias.cl