Información de Mercado

Por Alejandro Cabrera, BDM de Data & IoT en CoasinLogicalis

Las necesidades de los clientes cambian de manera constante. Sin embargo, hay algo intrínseco en su lealtad que no ha mutado: tener una experiencia de excelencia y memorable. Quienes no sigan esa simple pero crítica línea, terminarán compitiendo por costos. Y para llegar a una experiencia total del cliente, además de un trato coherente y cercano, el servicio debe complementarse con tecnologías.  

De esta forma, se tiene un mayor conocimiento a través de herramientas que permiten de forma poco invasiva un alto conocimiento del comportamiento y los impulsos de consumo. En ese sentido, con la apertura de los comercios, la analítica de video toma fuerza ya que permite determinar la concurrencia y comportamiento de un cliente dentro de las dependencias.  

Se trata, en definitiva, de mejorar los procesos de venta y robustecer la personalización en los distintos puntos de atención. Las empresas se están modernizando con aplicaciones que, a través de software impulsados por Inteligencia Artificial, se adaptan a los nuevos hábitos de consumo y compra.  

Para ello, las cámaras de seguridad están cumpliendo un rol esencial. En el tránsito de sistematizar el comportamiento de cada cliente como individuo, la analítica de video está ayudando a integrar las visitas de los usuarios para asociar sus compras y patrones de consumo.  

Captura de información 

Según el estudio IoT Snapshot de Logicalis, las empresas de América Latina están expandiendo el uso de la analítica de video para el monitoreo de personas y ambientes (49%). Es, básicamente, la incorporación de herramientas colaborativas que permitan capturar información. 

El objetivo genuino sigue siendo enfocar mejor las ventas con una anticipación ágil y eficiente de lo que el cliente quiere, alzando sus niveles de lealtad y satisfacción, mientras las compañías se adaptan a las nuevas carreteras digitales, a los nuevos negocios y necesidades.  

A través del seguimiento por medio de cámaras con analítica, se pueden identificar y anticipar las necesidades. Estas medidas y adopciones se pueden traducir en un aumento de ventas, satisfacción del cliente y mejores experiencias.  

El presente es más exigente que nunca, no obstante, con un poco de adopción y asesoramiento, independientemente de la industria, se puede enfrentar la agresividad de los mercados con servicios ágiles, informados y que agreguen valor. De esa manera, los clientes estarán felices y satisfechos.