Seleccionar página

Ha quedado demostrado que el nuevo modelo de Convenio Marco no es competitivo, e incluso, es segmentador de mercados y depredador de Pymes.

Estimados lectores, estamos en la penúltima edición de la revista www.informaciondemercados.cl, la cual me ha permitido escribir esta columna, con el único fin de entregar una mirada distinta, pero con fundamentos, respecto a la compra pública. En cada edición intenté demostrar que este nuevo modelo de Convenios Marco solo produce una segmentación de los mercados, y una depredación de proveedores en los distintos ecosistemas que conviven en cada una de las industrias.

Los números que revisamos mes a mes en la consultora CGCE, me permiten tener una visión del comportamiento y la forma en la cual se fue gestando la nueva forma de utilizar los nuevos Convenios Marco, procedimiento que hasta el día de hoy los organismos públicos utilizan, pero lamentablemente con sus modificaciones, terminaron por desilusionar a los compradores, debido que no encontraban lo que estaban buscando, además de la eliminación de muchos Convenios Marco, con el antiguo modelo.

Lo más importante es que muchos dijeron que este nuevo modelo de Convenios Marcos venía a mejorar la discrecionalidad, por ejemplo respecto a los plazos, porque esto era un grave error, sin embargo el tiempo fue demostrando tranquilamente lo equivocado que estaban, y esta característica de los antiguos convenios no era el problema, sino más bien el desconocimiento de los mercados de los profesionales que comenzaron a desarrollar el nuevo modelo de Convenio Marco, sin pensar en los daños colaterales que esto estaba generando, sobretodo la desaparición de las pequeñas empresas y el efecto de no tener una paleta correcta de productos a disposición de los organismos públicos. Según lo anterior estos comenzaron a utilizar en menor medida los nuevos convenios, como lo refrendan los números, demostrando la baja participación en el Mercado Público que hoy representan un 7%, en comparación a más del 20% del mercado, el año 2018.-

Todo lo anterior lo continuamos viendo, por ejemplo, en los actuales Convenios Marcos que están en proceso, como el nuevo Convenio Marco para la adquisición de LAPTOP DESKTOP y AIO, según ID 229-17-lr22, donde el número de preguntas desmulleron considerablemente respecto al anterior, porque toda la industria sabe cómo se repartirá el mercado. Lo único novedoso respecto al anterior convenio fue modificar la adjudicación, incorporando dos marcas adicionales a la principal, porque era impresentable el nuevo modelo de Convenio Marco, dejando este mercado solo a una marca. Además, como la industria realiza una lectura rápida del comportamiento de la compra pública, las marcas ya tienen listo los candidatos que se adjudicarán, y tienen absolutamente controlado el mercado, generando una disputa con los partners que han vendido más computadores en los últimos tres años, dejando sin chance a otros proveedores que tienen nuevas marcas para entrar al mercado público.

Las nuevas marcas no pueden entrar en competencia porque las tradicionales tienen bloqueado el Mercado Público. Entonces la pregunta es, ¿se está logrando el objetivo de eliminar la discrecionalidad y ser competitivo con un fuerte ahorro de precios? La respuesta que les tenemos es un rotundo NO, e incluso, pareciera ser que este nuevo modelo está profundizando el anterior.

El otro Convenio Marco al cual me refiero que está en proceso, es para el suministro de combustible, que tiene el ID: 2239-21-lr22 Aquí se repite la misma forma de adjudicar, priorizando como criterio clave al oferente que tenga más estaciones de servicio, a nivel nacional, regional y comunal, y timidamente adjudican dos empresas por región, para disimular un poco que siempre le adjudican a una sola empresa que se lleva todo el mercado del combustible y petróleo a través de este nuevo modelo de Convenio Marco.

Lo anterior significa que la postulación será con suerte entre los tres principales actores de esta industria, con un número de preguntas muy baja para la cantidad de transacciones que genera este convenio, porque está claro a quién se favorecerá, debido a las barreras para participar de este mercado. Además, están definidos los descuentos mínimos sobre los precios de pizarra, generando una suerte de bloqueo al momento de participar con los actuales, ¿qué se puede hacer contra la cantidad de estaciones de servicios que posee el proveedor que actualmente está adjudicado? Simplemente nada.

 La Licitación de combustible pasa a ser un mero trámite, solo para cumplir con lo que justificaron en el cambio de modelo de Convenio Marco, que era la discrecionalidad que los convenios tenían, es decir muchos años sin licitarse. Entonces nuevamente la pregunta es, ¿el problema eran los plazos que tenían los antiguos convenios o se debía conocer mejor cada industria por los profesionales que están realizando estas licitaciones?

En conclusión, en la medida que los profesionales que realicen los procesos de licitación denominados “nuevo modelo de Convenio Marco” desconozcan lo que están licitando, tendremos cada vez más desigualdad, y este procedimiento de compra continuará profundizando su segmentación y no cumplirá el fin para lo que fue construido -ahorro en el precio- sino más bien entregar cuotas de mercado a unos pocos, que son lamentablemente las grandes empresas con sus principales partners, quienes tienen acceso a este canal comercial, a lo menos por un par de años, lo que dura el convenio, para luego continuar validándolo, puesto que las bases de licitación siguiente son similares, sobre todo en los criterios de adjudicación, y esto permite que participen los mismo de siempre, y queda validado el “nuevo modelo de convenio marco y a las Pymes la  Compra Ágil”