Información de Mercado

La misión de Diversey es proteger y cuidar a las personas al ser pioneros en tecnologías de limpieza, higiene y prevención de infecciones. Nuestra oferta de soluciones es completa, siempre proporcionamos el producto correcto para cada tipo de aplicación, ya que contamos con un portafolio específico para cada necesidad. 

El portafolio de Higiene Personal “Personal Care” se compone de productos específicos para el contacto con la piel, que es el órgano más grande del cuerpo humano y necesita una atención especial. La piel está compuesta por la microbiota residente y transitoria, siendo la residente la propia microbiota que se multiplica y persiste en la piel; y la microbiota transitoria, grupo contaminante que se deposita más libremente sobre la piel, y no se multiplica, provenientes del medio ambiente, tales como: superficies, contacto con personas, alimentos manipulados, contaminación por prácticas antihigiénicas, ropa, etc. 

Cuando se desarrolla un producto de higiene personal, se utilizan materias primas que cuentan con aprobación de contacto con la piel, además de seguir las listas positivas de ingredientes permitidos para este tipo de formulación. El proceso de aprobación interno, llevado a cabo por el departamento de Seguridad y Toxicología Global, cuenta con evaluaciones específicas para este tipo de productos, precisamente para garantizar que las formulaciones de los productos de higiene personal de Diversey sean seguros y compatibles con su uso previsto. 

Formulación 

Los productos para el lavado de manos se pueden formular con dos tipos de bases, jabonosas o sintéticas, donde el uso de cada una aporta características diferentes a los productos: 

  • Jabón: base donde se utiliza una fuente grasa, como el aceite, y un agente alcalino para reaccionar y formar el jabón, que le dará las propiedades de limpieza. Es la base de maquillaje tradicional que ha estado disponible en el mercado durante mucho tiempo, tiene buenas propiedades sensoriales, forma buena espuma, pero puede tener un olor grasoso. 
  • Sintético: base donde se utilizan tensioactivos sintéticos para proporcionar propiedades de limpieza. Es una base más actual y más utilizada, de bajo olor, con buena formación de espuma, pero menos rica que la del jabón. 

A las bases antes mencionadas se le añaden otros ingredientes para aportar las características de los productos de cuidado personal que conocemos, tales como: 

  • Tintes y Perlas: proporcionan la característica sensorial visual de los productos, definen la apariencia del producto. 
  • Fragancias: proporcionan la característica sensorial olfativa de los productos, definen el olor del producto. 
  • Humectantes: aportan las propiedades hidratantes de los productos, definen el grado de hidratación del producto.  
  • Espesantes: proporcionan la característica sensorial visual de los productos, definen la viscosidad del producto. 
  • Agentes antimicrobianos: aportan la característica biocida a los productos y la acción antimicrobiana de los productos para el lavado de manos con propiedades antisépticas. 
  • Conservantes: sustancias añadidas a los productos de cuidado personal con el propósito de inhibir el crecimiento de microorganismos durante su fabricación y almacenamiento, o para proteger los productos de una contaminación inadvertida durante su uso. 

Reglamentación 

Los productos cosméticos y de cuidado personal deben seguir una normativa específica para obtener la debida aprobación de los órganos competentes, antes de ser comercializados. Actualmente, los productos deben cumplir con las normas que se indican a continuación: 

  • Reglamento del Sistema Nacional de Control de Cosméticos – Dto. N° 239/02 del Ministerio de Salud, publicado en el Diario Oficial De 20.06.03, que aprueba reglamento del sistema nacional de control de cosméticos. 
  • Decisión 833 de la Comisión de la Comunidad ANDINA que presenta la armonización de legislaciones en materia de productos cosméticos, publicada en gaceta oficial del 26 de noviembre de 2018. 

Consideraciones Finales 

Los productos cosméticos tienen un flujo de desarrollo y regulación específico, ya que se aplican sobre la piel y necesitan una evaluación dirigida a este tipo de aplicación. 

Al utilizar productos para la higiene de manos, que no cuentan con la debida homologación, aumenta el riesgo de desarrollar alergias o sensibilización, además de potenciar procesos de irritación, descamación y daño a la microbiota cutánea. 

Por ello, la indicación del producto correcto y correctamente regulado es fundamental para obtener un proceso de higiene de manos satisfactorio, sin causar daños al manipulador. Asimismo, no recomendamos el uso de ningún otro producto con diferentes aplicaciones para la higiene de manos.