Seleccionar página

Revista Digital – Informaciondemercados

Es muy común que para las festividades, cuando las personas se reúnen a cenar juntos para celebrar Navidad y Año Nuevo, queden restos de comida.

Las sobras de las fiestas pueden ser salvadoras para el día siguiente, por lo que suelen guardarse y recalentarse con el fin de que no desperdicien. Sin embargo, los expertos han descubierto que esta práctica puede tener efectos perjudiciales en la salud. 

¿Cuáles son los riesgos de recalentar la comida?

De acuerdo a los investigadores, recalentar en sí no es una práctica peligrosa, pero la recomendación es cocinar algo y comerlo en el momento. Ahora, si decides refrigerar lo que cocinaste, ahí es donde hay que poner atención. 

Claudia Degrossi, doctora en Química, dijo a Clarín que “ese enfriamiento tiene que ser rápido, es la etapa que con mayor frecuencia se hace mal, y eso conduce a que justamente las bacterias dañinas o peligrosas llamadas patógenas puedan empezar a desarrollarse o reingresar”.

Que las bacterias patógenas “reingresen” significa que las que habían sido eliminados a través de la cocción vuelvan a aparecer. Eso puede pasar por “la colocación de un cuchillo sucio, o de una tabla contaminada, o porque uno pone el dedo para ver si se enfrió”, comentó la experta.

Degrossi denominó el rango de temperaturas en las que algunos microorganismos pueden crecer como “zonas de temperaturas peligrosas”, la que va desde los 60 a los 5 grados, siendo la zona más peligrosa entre los 45 y 10 grados, y que recomienda “atravesar rápido”.

“Las pautas internacionales dicen, aproximadamente, que entre los 60 grados hasta los 20, 21 grados se requiere un enfriamiento rápido, eso debe ocurrir en, aproximadamente, 2 horas, no más”. 

Claudia Degrossi, doctora en Química

¿Cómo recalentar correctamente?

“El recalentamiento sirve como una instancia para eliminar bacterias, pero no elimina todo, si yo enfrié mal, por ejemplo, el arroz, ahí pueden crecer bacterias que producen sustancias resistentes al calor, toxinas que generan por ejemplo vómitos o diarrea”, aseguró Degrossi. 

De esta manera, lo recomendado es que las comidas se recalienten una sola vez en olla, al vapor, en microondas u horno, ya que en este proceso el alimento vuelve a pasar por la “zona de temperaturas peligrosas”.

“La recomendación más importante es que ese recalentamiento se haga de manera rápida, que yo no tenga templadita un montón de tiempo la comida, porque si no, estoy favoreciendo el desarrollo de microorganismos; la temperatura tiene que subir rápido y una vez que se recalentó, se consume, no esperar para comerla. Recalentar a una temperatura de 74 grados. Y lo que no se come, se tira”, cerró.

Fuente: Meganoticias.cl