Mientras el Índice de Percepción de Corrupción señala que Chile está retrocediendo en esta materia, surgen nuevas iniciativas que apuntan a generar insumos que puedan ser aprovechados por los responsables en esta temática.

Pese a los esfuerzos por avanzar en materia de transparencia, Chile se está quedando atrás. Así se consignó a principios de este año al darse a conocer los resultados del Índice de Percepción de Corrupción elaborado por la organización Transparencia Internacional.

Según el informe, entre 2014 y 2017 se presentó un retroceso sostenido en la posición relativa que ocupa el país en el ranking, al pasar del lugar 21 al 26, lo que equivale a una caída de cinco puestos en el período señalado.

En el centro de estudios Espacio Público han querido profundizar en esta temática y se encuentran trabajando en un proyecto de cooperación técnica regional asociado a la iniciativa de Bienes Públicos Regionales del Banco Interamericano de Desarrollo, el cual tiene como objetivo promover políticas de probidad y transparencia mejor informadas, a partir de la creación del Laboratorio Latinoamericano de Políticas de Probidad y Transparencia.

En particular, este proyecto busca generar y proveer de insumos que puedan ser aprovechados por los formuladores de políticas públicas y los tomadores de decisión en materia de probidad y transparencia.

Miguel Jorquera, investigador en Espacio Público, compartió los detalles de esta iniciativa. “En este proyecto estamos estudiando temas como los sistemas de compras públicas, la dinámica de los gobiernos subnacionales y los métodos de selección, contratación y fiscalización de funcionarios públicos”, apuntó.

Según Jorquera, entre los estudios a realizar, dos documentos estarán íntegramente ligados al sistema de compras públicas. “El primer documento tiene como objetivo hacer una evaluación del estado del sistema de compras públicas, a partir de la implementación de metodologías de análisis de ‘big data’, con el propósito de generar un mapa de riesgos y propuestas de rediseño de la política de contratación pública”, comentó.

“El segundo documento busca analizar los elementos asociados a la falta de información comparable y de calidad que hayan propiciado casos de corrupción en el sistema de compras públicas, y evaluar en qué medida dichos casos podrían haberse prevenido y evitado con mejor información al momento de cada una de las etapas del proceso de adquisición”, agregó.

De acuerdo con el investigador, las compras públicas son un elemento fundamental en la gobernanza de los países, puesto que mediante este mecanismo el Estado compra los bienes y servicios necesarios para su funcionamiento, haciendo uso de los recursos contribuidos por todos sus ciudadanos.

“Por lo cual, es de suma importancia asegurar la transparencia, promover la competencia y minimizar los espacios para prácticas corruptas en cada una de las etapas del proceso de compra”, graficó Jorquera.

“Para esto, un elemento crucial es el acceso público a información de calidad sobre las contrataciones públicas, de tal forma de que esa información pueda ser utilizada tanto por quienes participan en los procesos de adquisición como también por la sociedad civil y los organismos fiscalizadores, para hacer aumentar la eficiencia, promover la probidad y mejorar la transparencia”, añadió.

Indicadores de transparencia

Consultado respecto al mecanismo que planean implementar para medir la transparencia, Jorquera comentó que aún están definiendo la metodología de los estudios. No obstante, su idea es construir indicadores que reflejen el nivel de transparencia de los compradores del sistema de compras públicas en función de criterios objetivos como lo son las reglas que se establecen en la legislación de compras públicas.

El investigador, a modo de ejemplo, se refirió al artículo 10° de la Ley N° 19.886, en el cual se establece: “El contrato se adjudicará mediante resolución fundada de la autoridad competente, comunicada al proponente”. “A partir de esta y otras normas, se puede analizar y cuantificar el nivel de transparencia de los organismos de la Administración del Estado”, precisó Jorquera.

Transparencia en Chile y en las compras públicas, una tarea pendiente que ya cuenta con proyectos en curso para mejorar la probidad.