Seleccionar página

Revista Digital – Informaciondemercados

Tras vivir la pandemia y otras catástrofes naturales, el mundo se está dando cuenta rápidamente de la necesidad de adaptarse y ajustarse para seguir perseverando. No sólo eso, sino que también se observa un cambio en los sentimientos de los consumidores, en adaptaciones de comportamiento que poco a poco se irán reflejando en la industria de la moda en su conjunto. Basándonos en la investigación de WGSN, y en la información compartida con FashionUnited por un miembro de la agencia de previsión, hay tres tendencias definitorias a tener en cuenta en el próximo año que se apoyan en esta nueva mentalidad de supervivencia y en todos los aspectos de la sociedad a los que se vincula.

Ropa modular

Para la WGSN, la ropa convertible y las prendas modulares fueron un factor destacado en su informe, características vinculadas tanto a los viajes como al rendimiento deportivo, dos características del estilo de vida que definen la mentalidad en evolución. Uno de los principales focos de atención de la organización fueron las zapatillas intercambiables, que, según la organización, transformarían la típica zapatilla deportiva en un artículo listo para el aire libre con una versatilidad accesible. También hizo hincapié en esta característica de la ropa, haciendo que las prendas sean fáciles de llevar en el equipaje y tengan múltiples usos, lo que facilitará su transporte sobre la marcha. El informe sugiere prendas como pantalones cargo que se convierten en bañadores o chanclas que se transforman en botas. Estos diseños multifuncionales pretenden ofrecer a los compradores versatilidad y una buena relación calidad-precio, sobre todo en una época en la que los consumidores andan cada vez más justos de dinero.

La nueva ropa utilitaria

Al igual que la tendencia anterior, la visión de WGSN sobre la ropa utilitaria también se centra en las cualidades de rendimiento y el diseño modular. Sin embargo, en el caso de las prendas utilitarias, el concepto se ha adaptado al mercado del lujo. Combina la recuperación de los viajes post-pandémicos con la incertidumbre global y la imprevisibilidad del tiempo como telón de fondo, impulsando un estilo de vida de supervivencia que ha llevado el diseño de protección a la corriente dominante. La tendencia se caracteriza por características técnicas que aumentan la seguridad de una prenda, como hebillas de cierre rápido y materiales a prueba de desgarros. WGSN señala además que este cambio también ha afectado a las pequeñas empresas de marroquinería de lujo, que han estado experimentando con el tema a través de artículos como las riñoneras.

Alternativas a las algas

A medida que el mundo busca frenéticamente métodos de producción más respetuosos con el medio ambiente, el uso de ingredientes naturales ha empezado a aumentar de forma natural, ya que demuestran ser valiosos en este ámbito. Las algas renovables son un material que, según WGSN, se utilizará cada vez más en la creación de fibras, espumas y tejidos de menor impacto. Este organismo necesita luz, CO2 y agua para crecer con rapidez, y presenta características que le permiten sustituir a las opciones basadas en el petróleo para productos como el calzado. En cuanto a la ropa, la organización afirma que las algas se perfilan como “una alternativa a los materiales sintéticos que consumen muchos recursos”, como el nailon, y que muchas marcas ya utilizan este ingrediente en programas piloto. “Las algas florecerán en la moda a partir de 2023”, concluye WGSN.

Fuente: fashionunited.es