Continúa la preocupación mundial por el brote de la viruela del mono. Esta enfermedad, que hasta hace poco era bastante desconocida para los expertos fuera del continente africano, región en la que se concentraban, hasta ahora, la mayoría de los casos.

Con la llegada de casos confirmados en distintos países de Europa y Norteamérica, se hace esencial conocer cuál es la población que corre un mayor riesgo a su salud tras contagiarse con la temida viruela.

Corre mayor riesgo tras contagiarse

La viruela del mono presenta una mayor complejidad en caso de contagio para adultos jóvenes, mujeres embarazadas y niños.

Según la Organización Mundial de la Salud, la “tasa de letalidad ha variado mucho en las distintas epidemias, pero ha sido inferior al 10% en los eventos documentados. La mayoría de las defunciones se producen en los niños pequeños y, en general, los grupos de edad más jóvenes parecen ser más susceptibles a la viruela símica”.

“La viruela del simio durante el embarazo puede provocar complicaciones, viruela del simio congénita o muerte fetal“, agregó la OMS.

Por otra parte, desde el organismo aseguraron que “la evidencia actual sugiere que aquellos que corren mayor riesgo de infectarse con viruela del mono son aquellos que han tenido contacto físico cercano con alguien con viruela del mono, mientras que son sintomáticos. Esto incluye a los trabajadores de la salud“.

¿Cómo se transmite?

A través de un comunicado de prensa, la epidemióloga Annabella Arredondo, del Instituto de Salud Pública de la Universidad Andrés Bello, explicó que “la transmisión puede ser a través de los animales… pero también de persona a persona por contacto estrecho. Puede ser a través de secreciones de las vías respiratorias o lesiones en la piel de una persona infectada. Asimismo, puede ser por contacto indirecto con materiales contaminados por fluidos o lesiones”.

¿Cómo aparecen los síntomas?

El virus responsable de esta enfermedad puede pasar entre 5 a 21 días en incubación dentro del cuerpo. Según la doctora, entre el día uno y cinco, las personas pueden presentar:

  • Fiebre
  • Dolor de cabeza
  • Cansancio
  • Crecimiento de los ganglios linfáticos

Entre uno y tres días desde que comenzó la fiebre, pueden aparecer las manifestaciones dermatológicas. 

“Primero manchas rojas, luego pápulas o vesículas que luego forman pústulas, evolución que demora diez días”, explicó la doctora Arredondo.

La mayoría de las lesiones se concentran en el rostro, cerca del 95%, junto con las palmas de las manos y pies. Estas se pueden mantener visibles en el cuerpo entre 14 y 21 días.