Un nuevo ascenso, esta vez de 0,4%, experimentó este viernes la cotización del cobre en la Bolsa de Metales de Londres (BML). La materia prima se transó en US$ 2,605 la libra acumulando en la semana un leve declive de 0,4% en la semana.

El commodity se vio especialmente volátil en las últimas cinco jornadas, en virtud de las nuevas medidas arancelarias y la consecuente represalia anunciadas por Estados Unidos y China, en una guerra comercial bilateral que sigue marcando la pauta en los mercados, en particular, del cobre.

Los alcances de la disputa sobre la economía china sigue inquietando pero datos conocidos estos días han aliviado a los inversionistas. Las exportaciones de China subieron en julio un 3,3% con respecto al año anterior, el crecimiento más rápido desde marzo y por encima de la estimación más optimista de un sondeo de Reuters, según los datos aduaneros divulgados el jueves. Los analistas esperaban una caída del 2,0% tras la caída del 1,3% de junio.

Sin embargo, las importaciones siguieron mostrando debilidad al disminuir un 5,6%, poniendo de relieve una floja demanda interna a medida que la economía china se esfuerza por recuperar tracción. Con todo, la caída fue inferior al 8,3% previsto por los economistas y al 7,3% de junio.

Por otra parte, hoy se reportó que el IPC en el gigante asiático en junio varió un 0,4% sobre el 0,2% esperado por el mercado, mientras que en doce meses alcanzó un 2,8%, lo que “refleja que el consumo interno del gigante asiático no se desacelera con la fuerza esperada en un escenario de guerra comercial creciente, lo que anima el repunte en el precio del cobre”, comentó César Valencia, analista económico de Alpari Chile.

Por lo pronto, el mineral rojo observa un precio promedio de US$ 2,771 la libra con una merma de 9,9%. Los inventarios en la plaza londinense retrocedieron 1,1% esta sesión totalizando 271.725 toneladas métricas.

Fuente: Diario Estrategia