Los elementos determinantes de la eólica marina radican en su importante reducción de los costos, las políticas gubernamentales de apoyo y algunos avances tecnológicos notables 

 La energía eólica marina alcanzará hasta quince veces su incidencia actual para 2040, con una capacidad mínima de 345 gigavatios (GW) de capacidad instalada y atrayendo una inversión acumulada de un (1) billón de dólares, según el informe “Offshore Wind Outlook 2019” de la Agencia Internacional de la Energía (AIE). 

 De acuerdo con el documento, esta tecnología hoy en día tiene una capacidad total de sólo 23 GW (el 80% de ella en Europa) y representa sólo el 0,3% de la generación mundial de electricidad. Sin embargo, la AIE asegura “que tiene el potencial de convertirse en un pilar del suministro mundial de energía”.  

 La agencia señala que los elementos determinantes de la eólica marina radican en su importante reducción de los costos, las políticas gubernamentales de apoyo y algunos avances tecnológicos notables, “como las turbinas más grandes y los cimientos flotantes”. No obstante, el organismo internacional resalta que de obtener un mayor apoyo por parte de los responsables políticos, “la eólica marina podría crecer con mucha más fuerza”. 

 Para visualizar un ejemplo más concreto en la actualidad, se puede observar el desarrollo de esta tecnología en Europa. Su capacidad eólica marina es de casi 20 GW y con las políticas actuales, esta cifra aumentará a casi 130 gigavatios para el año 2040. Ahora, precisa la AIE que si la Unión Europea logra alcanzar sus objetivos de neutralidad de carbono, la capacidad eólica marina aumentaría aún más, llegando a unos 180 gigavatios en 2040 y se convertiría en la mayor fuente de electricidad de la región.  

 Por otro lado, China también está llamada a desempeñar un papel determinante en el crecimiento a largo plazo de la energía eólica marina, sobre todo por su necesidad de reducir la contaminación atmosférica. La AIE explica que esta tecnología es particularmente atractiva en China porque los parques eólicos marinos pueden construirse cerca de los principales centros de población repartidos por el este y el sur del país.  

 

Con esto en perspectiva, el organismo señala que hacia 2025, es probable que el país asiático tenga la mayor red de parques eólicos marinos de todo el mundo, superando al Reino Unido. La previsión de la Agencia es que China, que ahora tiene 4 GW eólicos, cuente con 110 GW en 2040. 

 Estados Unidos también cuenta con buenos recursos eólicos marinos en el noreste del país y cerca de los centros de demanda a lo largo de la costa este, “lo que ofrece a la eólica marina una forma de ayudar a diversificar la mezcla energética del país”, según la AIE.  

 El director del organismo internacional, Fathi Birol, que ha presentado el informe en Copenhague junto con el ministro danés de Clima, Energía y Servicios Públicos, Dan Jørgensen, enfatizó que la gran promesa de la energía eólica marina se ve subrayada por el desarrollo de turbinas flotantes que podrían desplegarse más lejos en el mar. “En teoría, estas instalaciones podrían permitir que la energía eólica marina satisficiera la totalidad de la demanda de electricidad de varios mercados eléctricos clave varias veces, incluidos Europa, Estados Unidos y Japón”, dijo. 

 “La energía eólica marina proporciona actualmente sólo el 0,3% de la producción mundial de energía, pero su potencial es enorme”, dijo Birol, para añadir que aunque ese potencial está a nuestro alcance, “aún queda mucho trabajo por hacer por parte de los gobiernos y la industria para que se convierta en un pilar de las transiciones de energía limpia”. 

 El mercado eólico marino global creció casi un 30% al año entre 2010 y 2018, beneficiándose de las rápidas mejoras tecnológicas. En los próximos cinco años, está previsto que se completan alrededor de 150 nuevos proyectos en todo el mundo, lo que confirma el papel cada vez mayor de esta tecnología en el suministro de energía.