La industria ve que sube la morosidad por dos motivos: menores ventas del comercio, y el paro de los funcionarios del Estado.

En la Asociación de Empresas de Factoring Chile A.G. (EFA), ya ven que “hay síntomas de retrasos en la cadena de pago”, explicó el presidente del gremio, Marcelo Lazen.

En ese sentido, detalla que aún es prematuro, pero estos síntomas ya se presentan “sobre todo en empresas medianas. (Hay que tener en cuenta que) la gran mayoría lleva casi siete días sin poder vender nada, y eso golpea con fuerza el flujo de fondos. No tenemos números todavía, pero sin duda que vamos a tener más mora en el pago de facturas por esta razón”, explica Lazen.

Adolfo Pedrero, gerente general de Factor Plus, dice que en la compañía las ventas han bajado 60% respecto a una semana normal, y por el lado de los pagos la cifra es similar. En ese sentido, señala que la mitad de las compañías que en una semana como esta hubiese pagado, no están pagando.

“Estamos llamando a los clientes para apoyarlos en lo que podamos, pero hay clientes que no tienen las facturas, no han cerrado su proceso, y es explicable porque una gran cantidad de nuestros clientes trabajan para el Estado, pero están en paro”, detalla Pedrero. “Es un frenazo fuerte. Más que las marchas, debido a los paros”, agrega. Además, comenta que un factor a considerar es que ellos se encuentran en el centro, y que el lunes no pudieron operar.

¿Pero qué tanto puede afectar a las empresas de factoring? “En la medida que no se siga dilatando la reactivación de la actividad comercial normal, solo debiera ser un shock puntual y que debiera regularizarse en las próximas semanas. Ahora, si esto se prolonga… es muy complejo de prever”, dice Lazen.

Además, cuenta que “cada empresa en particular está tomando sus propias medidas al respecto. Pero en general, y seguramente será algo transversal, tendremos que ser más flexibles con los plazos de vencimiento de las operaciones vigentes, y ajustar los criterios de aprobación de nuevas operaciones, analizando con bastante profundidad de dónde provienen los flujos de pago de las facturas”.

Pero no todos los factoring han visto el mismo efecto. Desde Nuevo Capital señalan que si bien no han tenido morosidad o demoras de clientes, “las necesidades de capital de trabajo son constantes y las pymes siguen teniéndolas”, por lo que sus colocaciones han crecido 10% respecto de la semana anterior.

Según Jorge Bravo, gerente de división de factoring de Nuevo Capital, esa cifra es inusual y se explica por la contingencia de la semana, a lo que se suma el que otras empresas financieras no han estado operando con normalidad.

 

Fuente: Pulso