La aversión hacia papeles del gobierno de largo plazo eleva las tasas de mercado. En tanto, la demanda de las AFP por dólares presiona al tipo de cambio.

La fuerte rotación de carteras sigue presionando a los activos financieros locales. Y es que a pesar del programa del Banco Central para inyectar liquidez en dólares y pesos, la divisa norteamericana mantiene su rally frente al peso chileno y los bonos volvieron a subir.

Si bien el anuncio de una reforma constitucional contuvo el avance, el nerviosismo sigue latente. Al cierre de las operaciones de ayer, el dólar registró un alza de $8 y se ubicó en los $795. Con esto, el peso chileno destacó una vez más como la divisa de peor desempeño en el mundo. Debido a la incertidumbre por los impactos económicos de la crisis social y el proceso para una nueva Constitución, los inversionistas locales giran el foco hacia el extranjero.

“La demanda por dólares sigue escalando, ya que los institucionales y personas están prefiriendo tomar inversiones en el extranjero”, explica la economista de Bci, Francisca Pérez.

A lo anterior se suma una recomendación de cambio fondo desde el E (menos riesgoso) hacia el A (más riesgoso), que ha presionado a las AFP a liquidar posiciones en renta fija, para enfocarse en renta variable, principalmente extranjera.

“Las AFP se han visto presionadas, además, por el cambio de fondos hacia el fondo A, que se produjo por un llamado (de una entidad), el cual comenzó la semana pasada y continuó esta semana”, agrega Pérez.

Por ello, mediante un comunicado la Superintendencia de Pensiones señaló ayer que “es fundamental reiterar a la ciudadanía la importancia de evaluar y decidir los cambios de tipos de fondos con una mirada de largo plazo y, al mismo tiempo, evitar tomar decisiones que busquen anticiparse a lo que ocurrirá con los precios de los instrumentos financieros, por cuanto nadie puede asegurar la obtención de ganancias de corto plazo con tales movimientos”.

Además, el regulador comentó que “ha intensificado las actividades de monitoreo habituales que realiza sobre la gestión de las AFP, dada la actual coyuntura y sus efectos sobre el comportamiento del mercado local”, pues el escenario “ha generado un aumento en la volatilidad de los precios de los instrumentos financieros y del tipo de cambio, lo que ha impactado la rentabilidad de corto plazo de los fondos de pensiones”.

Según el regulador, desde el 19 de octubre pasado el Fondo A ha obtenido una rentabilidad real de 5,88% y el Fondo B un retorno de 2,3%, mientras que el C pierde 1,45%. En tanto, el D y E anotan fuertes bajas de 5,03% y 7,07%, respectivamente.

Además de la propia tormenta que vive el país, las noticias sobre guerra comercial no acompañaron al tipo de cambio. El apoyo de Estados Unidos a Hong Kong desvaneció las expectativas por un acuerdo comercial, lo que derivó en una fortaleza del dólar a nivel global.

“El nivel en torno a los $800 es un techo sicológico importante, en ese sentido esperamos que ante movimientos depreciativos que lleven al CLP a esos niveles, luego podría haber un rebote que lo impulse a alcanzar niveles más bajos”, anticipa Marco Correa, analista de Economía y Renta Fija de Bice Inversiones.

Respecto del programa de liquidez implementado por el Banco Central, ayer se ofrecieron US$400 millones a 28 días en la licitación de swap de divisas, pero sólo fueron solicitados US$200 millones por el mercado, los que fueron adjudicados en su totalidad. Para el plazo de 91 días no hubo demanda.

Renta Fija

Tal como estaba presupuestado en el calendario, el Ministerio de Hacienda realizó la licitación de bonos de Tesorería, donde pretendía recaudar $226.400 millones (US$284,5 millones) en un BTP con vencimiento en 2030, UF 6,8 millones (US$240,5 millones) en BTU a 10 años y otras UF 6,8 millones en BTU con vencimiento en 2050.

Sin embargo, en medio de la incertidumbre del mercado, Hacienda declaró desiertas las tres operaciones. “El Ministerio de Hacienda decidió declarar desierta la licitación y anunciará una nueva fecha por el mismo instrumento y monto oportunamente”, precisó al ser consultado.

Desde Bci Estudios comentan que el mercado no está optando por invertir en papeles de largo plazo, lo que deriva en un exceso de oferta y un alza en las tasas de mercado.

Luego de haber apuntado caídas récords tras el anuncio de una reforma constitucional, el rendimiento de los bonos del Central comenzaron a subir.

Fuente: Pulso