El nuevo Informe de Finanzas Públicas reveló un restrictivo escenario de ingresos para los siguientes años, que elevará la deuda y reducirá las holguras presupuestarias. Para 2024 se estima un déficit fiscal estructural de 0,6% del PIB.

Un ostensible aumento de la deuda pública hasta un umbral de 29,5% del Producto Interno Bruto (PIB) en 2023 reveló el Informe de Finanzas Públicas presentado ayer por el director de Presupuestos, Rodrigo Cerda, a la Comisión Mixta en el marco de la discusión del proyecto de erario fiscal para 2020.

De acuerdo a sus últimos datos, la deuda bruta como porcentaje del PIB ha seguido una preocupante trayectoria alcista. De hecho, en el primer informe de Finanzas de marzo se estimaba que en 2023 este indicador sería de 26,6%; mientras que en junio ya se había incrementado a un 28,2% para el mismo año. Y el pronóstico presentado ayer señala que en 2023 la deuda pública será de 29,5%. “Pensamos que en 2024 tenderá a estabilizarse en torno en 29,3%”, acotó Cerda.

En esta última proyección se menciona que en 2021 esta variable subirá a 28,3%, partiendo de un 27,8% en 2020.

 

Fuente: El Pulso