En la venta, podrían recaudar cerca de 40 mil millones de dólares 

 En Arabia Saudita, la economía gira en torno al comportamiento de los mercados petroleros, y justamente, en medio de esta perspectiva su estatal energética, Aramco, anunció que estará abriendo al menos el 0,5% de sus acciones a inversores individuales. 

 Este fin de semana, la empresa publicó un prospecto, en el que detalla el inicio de las negociaciones de su oferta pública de venta para el próximo 17 de noviembre, que terminarán el 28 de noviembre para inversores individuales, y el 4 de diciembre para instituciones e inversionistas corporativos. 

 De acuerdo con el comunicado que presentó la estatal, al término de este período publicarán en su sitio web los resultados y la oferta final (el número y porcentaje de acciones que va a vender). 

 Por otra parte, la compañía fijó el llamado período de bloqueo (Lock-up Period, en inglés) de 12 meses, desde el comienzo de la oferta pública inicial, durante los cuales no podrá emitir acciones adicionales. 

 

En 2016 el príncipe heredero valoró la compañía en 2 billones de dólares; sin embargo, un reporte de la agencia Reuters señala que expertos de Bank of America Merrill Lynch estiman el valor de Saudi Aramco entre 1,2 y 2,3 billones de dólares.  

 Según el mismo documento, Goldman Sachs, uno de los bancos de inversiones y de valores más grandes del mundo, baraja un rango similar entre 1,55 y 2,1 billones de dólares.  

 La agencia y sus fuentes aseguran que “si Aramco alcanza la meta de los 2 billones de dólares” en la evaluación final, podría recaudar hasta 40.000 millones de dólares, superando el récord de 25.000 millones de dólares establecido en 2014 por el gigante chino de comercio electrónico Alibaba.   

 La petrolera en 2016 ya había anunciado la venta de parte de sus acciones, para que fueran ejecutadas en 2018. Sin embargo, se reportó que la medida tuvo que ser retrasada en diferentes ocasiones, después de que su producción del petróleo se desplomara casi a la mitad por un ataque con drones contra dos importantes refinerías. 

 Saudi Aramco es considerada la petrolera más grande del mundo, responsable del 10% de la producción global de crudo.