Ver un automóvil abandonado en la calle o llevado por una grúa es una postal que cada vez se vuelve más común. De hecho, el fenómeno de los autos dados de baja legalmente se incrementó durante el 2017 y 2018 en un 18%, pero ¿qué pasó con ellos? 

Las Municipalidades se ven atareadas por el considerable volumen de vehículos abandonados conforme a la ley.  Por ejemplo, en la vía pública un automóvil no puede pasar más de un determinado tiempo estacionado en un lugar no habilitado, porque pasa a ser considerado “bulto” o “automóvil en abandono”, de acuerdo con las alcaldías. Dado este fenómeno, en el último tiempo se transformó en el principal motivo para las custodias de automóviles. 

Existen otras razones también: algunos conductores se deshacen de sus autos antiguos dejándolos estacionados en ciertos sectores, porque es más fácil comprarse uno nuevo o no tienen espacio donde dejarlo. 

Así, los municipios requieren de ayuda externa y la empresa Fuenzalida Remates ofrece una alternativa ante este problema que aqueja a muchas otras instituciones. Un servicio que contempla varias etapasel traslado, custodia -inclusive- remate son proporcionados por la empresa.

 

¿Mejor un servicio integral? 

Los vehículos sacados del lugar de abandono son llevados al famoso “corralito”. En el caso de que las instituciones contraten el Servicio Integral la empresa se hace responsable del traslado, la custodia y la subasta. 

¿No dan a abasto los corrales? Sin ir más lejos, el año pasado hubo 22 mil autos en la custodia Metropolitana. En cambio, cuando los vehículos pasan a manos de Fuenzalida Remates, la capacidad y excelente servicio que brinda la empresa, entrega seguridad y una cómoda estadía a los automóviles en el famoso “corral”. 

De hecho, cuando los vehículos llegan a las custodias, los dueños pueden retirar sus autos, luego de pagar la estadía y traslado en grua, de lo contrario, se pueden rematar los autos a menor precio. 

Fuenzalida Remates realiza subastas dentro de todo el territorio nacional especializándose principalmente en remates de todo tipo de vehículos, mobiliarios de oficina, equipamientos comerciales entre otros. 

Dentro de nuestros clientes se encuentra Policía de Investigaciones de Chile, municipalidades, empresas de Rent a car, compañías de seguros, concesionarios automotrices, quienes confían en nuestro servicio integral y excelente calidad”, asegura el Martillero Público, Andrés Fuenzalida. 

Atención, que la ordenanza municipal permite retirar los autos abandonados en la calle. Para avisar que hay un vehículo abandonado, se puede notificar en Carabineros, a Custodia Metropolitana o a la municipalidad que corresponde. 

En el caso de no tener información sobre la persona que abandonó el auto, se le deja una nota en el parabrisas, y el dueño tiene 7 días para retirar el auto del lugar. Si es que no lo hace, se procede con la ordenanza municipal.