Los desarrolladores aseguran que las bondades de su avance permitirán ayudar a quien esté trabajando, mientras tienen a familiares enfermos en casa. También les servirá de “músculo extra” para colaborar con actividades de manera remotama. 

 Las nuevas tecnologías están trabajando día a día, por mejorar la calidad de vida de las personas. En este caso, es Toyota la que ha presentado un nuevo aporte con su robot humanoide T-HR3, un adelanto tecnológico que permitirá el cuidado de personas a distancia. 

 Este robot humanoide del gigante japonés fue presentado hace una par de semanas en la Exposición Internacional de Robots de Tokio. En el evento, la compañía explicó que el sujeto mecánico funciona de forma remota, controlado por un operador humano. 

 A través de unas gafas, este operador podrá ver lo que ve el robot, y con el uso de unos guantes, podrá sentir también. Lo suficiente, detalló Toyota, para que el operador, a través de su robot, “sirva una bebida o realice otras delicadas tareas manuales, todo por control remoto”. 

 “Puedes cuidar a alguien cuando no estás allí o cuidar a alguien mientras trabajas en casa”, aseguró el gerente del área de desarrollo de este robot humanoide, Tomohisa Moridaira. 

 Uno de los aspectos también importantes sobre este diseño, según Moridaira, radica en el  “músculo extra” que posee. “Las personas que no son fuertes pueden hacer un trabajo pesado desde un lugar remoto”, señaló. 

 Además, el ingeniero ratificó que los robots de forma humanoide “pueden ser controlados intuitivamente”, porque todo lo que tiene que hacer la persona que los controla “es moverse naturalmente”. 

 Por otro lado, el desarrollador ratificó que Toyota aún trabaja en “garantizar las comunicaciones confiables y rápidas” para que las señales sean enviadas exactamente desde el humano hasta el robot. 

 Cabe destacar que en esta misma exposición, otra firma, Suncall, presentó “Orthobot”, un fórmula que esperan pueda ayudar a la movilidad de personas de la tercera edad. 

 “Queremos romper la barrera de las personas que no quieren salir porque no pueden caminar. Queremos que tengan una buena vida social”, dijo Rei Takahashi de Suncall. 

 Por ahora, el sistema es una especie de exoesqueleto que se usa en el cuerpo y controla los movimientos como un aparato ortopédico, que ayuda a la pierna a doblarse y estirarse para caminar.