El incremento del precio de las cuentas de la luz en un 10,5% promedio podría tener efectos colaterales, debido a la desaceleración de la actividad, así afectaría la Inflación anual sin subir el alza de tasas para este año.

Luego dar a conocer el alza de precio en las boletas de la luz, que apareció en el decreto precio nudo promedio de la Comisión Nacional de Energía (CNE), los economistas proyectan sus primeras repercusiones. El incremento de 10,5% en el costo de la luz influiría en el Índice de Precios al Consumidor (IPC) en dos décimas.

De acuerdo con la información de Pulso, los economistas prevén que el impacto de este incremento se concretará en el IPC de mayo. En ese sentido, las perspectivas hasta el momento se ubicaban en 0,4%, podrían empinarse hasta 0,6%. Esto a su vez repercutirá en la inflación esperada para el año situándose más cerca de 2,7%.

En ese contexto, el economista jefe de BCI, Sergio Lehmann, declaro que “el mayor precio de la electricidad se advertirá en inflación de mayo, que esperamos llegue a 0,5%”. En esa línea, “esperamos que a ese entonces inflación en 12 meses llegue a 2,7%”.

De todas maneras, el diario La Tercera informó que es poco probable que en la reunión de Política Monetaria del miércoles el Banco Central cambie su discurso monetario. Esto porque prevén que el espacio más propicio para moderar la trayectoria de la tasa de interés sea en el próximo Informe de Política Monetaria de junio.