“El mes en que llegó el Covid-19 al país, las colocaciones de consumo crecieron 1%, según cifras del BC. Un efecto contrario se observó en préstamos a empresas, que registraron su mayor aumento desde 2012 por el efecto dólar.”

A principios de marzo llegó el coronavirus al país, y en la última parte del tercer mes del año empezaron las cuarentenas en distintas comunas. Y las colocaciones de consumo ya parecen estar reflejando la desaceleración de la economía local, en momentos en que estos préstamos registraron su menor crecimiento desde la crisis subprime.

Lo anterior, considerando que las colocaciones de consumo en marzo subieron un 1,06% año contra año, marcando su menor alza desde diciembre de 2009, según las cifras que consolida el Banco Central, que se diferencian a las de la Comisión para el Mercado Financiero (CMF), pues el instituto emisor publica los balances individuales de los bancos, es decir, excluye las filiales.

Es más, al hacer una comparación mes contra mes, las colocaciones de consumo cayeron un 1% en marzo, lo que significa la mayor baja mensual desde 2015.

Con todo, a fines de marzo Scotiabank dio a conocer un informe que en las últimas semanas del tercer mes del año, se observó “una fuerte caída en las ventas con tarjetas de crédito y débito, peor incluso que lo visto con posterioridad al 18-O, contrarrestadas sólo en parte por las ventas de supermercados que también comienzan a desacelerarse de la mano de las restricciones sanitarias”, dijo la entidad en ese momento. En el documento, Scotiabank comentó que “los ítems que más disminuyen en el margen son el pago de impuestos, compras en restaurantes, viajes, vestuario y tiendas del retail”.

De todas maneras, las colocaciones comerciales compensaron el desplome en consumo, ya que los créditos a empresas en marzo se dispararon un 14,42% año contra año, su mayor alza desde noviembre de 2012.

¿Por qué se produce este fuerte incremento? Jonathan Fuchs, analista de Bice Inversiones, comenta que el alza del dólar tiene un efecto importante, considerando que algunos bancos grandes de la plaza cuentan con un porcentaje de entre un 10% a 14% de su cartera comercial en dólares. Esto, teniendo en cuenta que en marzo el tipo de cambio subió $32,97, llegando a los $854,27, lo que significó un alza de 4,01% en el tercer mes.

Sin ir más lejos, la ABIF el mes pasado dijo respecto a las colocaciones a febrero, que si bien en la cartera comercial aumentaron 8,3% real, “el crecimiento en los últimos meses, que en cierta medida contrasta con el difícil panorama económico, se explica en buena parte por el alza en el tipo de cambio, el cual acumula un aumento de más de 25% entre febrero de 2019 y febrero de 2020. En particular, se estima que en ausencia del efecto cambiario, todo lo demás constante, el crecimiento de la cartera habría sido de solo 3,5% anual”.

Por otro lado, en marzo las colocaciones hipotecarias crecieron 12,4% año contra año, manteniendo un ritmo similar al mes previo. Así, los préstamos siguen mostrando un comportamiento heterogéneo a través de carteras

Fuente:La tercera.com