Una compañía chileno-mexicana se encuentra desarrollando soluciones de IA para la industria de la salud. Hospitales, centros de salud, farmacias y laboratorios ya están equipados con este tipo de maquinaria.

La digitalización está presente en distintas áreas y la salud no es una excepción. La inteligencia artificial (IA) aplicada a la medicina sigue en desarrollo y cada día da un paso más. Ante distintos problemas presentes en la actualidad, como el aumento de las enfermedades crónicas, la falta de especialistas o mayores costos, aparece la salud digital para remediar estas limitaciones.

Anastasia es una compañía chileno-mexicana especializada en inteligencia artificial, que trabaja en soluciones para distintas industrias como retail, manufactura, financiera, alimentación, minería y salud. En entrevista con Información de Mercados, su director de Innovación y Nuevos Negocios, Dr. Andrés Valdivieso, entregó los avances en inteligencia artificial aplicada al campo de la salud.

La salud digital con sus nuevas herramientas como teleconsultas, telemedicina, está ayudando a disminuir la brecha de accesibilidad. Con el monitoreo de tratamientos y la conducta del paciente por medio del Internet de las Cosas y los wearables (un reloj inteligente, por ejemplo). Estas nuevas herramientas cada vez están entregando más información de los pacientes (para el 2025 se espera que crezca en 10x). Esto permite no solo tener datos, sino el ADN digital de los pacientes. La IA está ayudando a poder leer este ADN digital desde diferentes puntos de vista y relaciones, permitiendo realizar diagnósticos que validan u orientan al médico, para acelerar los procesos y destinar correctamente los recursos clínicos, como las horas de quirófanos o agendas médicas; además de mejorar los procesos de abastecimiento y manejo de inventario. Todo esto permite entregar tratamientos más personalizados gracias al cruce de datos ingresados en hospitales, fichas clínicas o laboratorios, explicó Valdivieso. De hecho, estas innovaciones ya se están implementando en Chile, tanto en la salud pública como privada.

 

Desarrollos de Anastasia

Uno de los desarrollos de Anastasia en Chile está vinculado al Digital Supply Chain, ejemplo de esto son los equipos Omnicell de Tecnigen. Se trata de unos estantes automáticos que mejoran la cadena de suministro y abastecimiento en la compra de productos. Gracias al uso de algoritmos, que permiten planificar la demanda y evitar quiebres de stocks, entregan información de los insumos que harán falta a tres, seis y hasta doce meses. Lo anterior sirve cuando se tiene que gestionar una gran cantidad de inventario o para controlar recursos valiosos. Por ejemplo, prótesis o un catéter cardiovascular, cuyo valor unitario es elevado.

También con Tecnigen han implementado IA en el laboratorio de un hospital del país. La máquina, al entender la información de los exámenes, permite predecir riesgos y entregar recomendaciones en base a los datos recopilados. De este modo, cruza la información y le presenta sugerencias al médico para complementar su diagnóstico y mostrar los riesgos poblacionales de salud por anticipado.

Por último, está el trabajo de Anastasia en las cadenas de farmacias. El sistema desarrollado vincula la información de lo que compra la gente con una recomendación de un producto relacionado, que es también preventivo de su enfermedad.

Hoy, en Chile, se está construyendo el futuro de la Inteligencia Artificial aplicada a la medicina.