NovaSight logró tal avance con la misma tecnología que, irónicamente, devolvió la visión doble a muchos en los primeros días del 3D: gafas con lentes azules y rojas 

NovaSight creo un novedoso sistema que integra una pantalla especial y unas gafas con el recordado sistema azul y rojo, similar a los visores 3D de hace unos años, que colaborarán con la sincronización ocular de la ambliopía o mal del “ojo vago”. Todo, con sólo una hora de uso al día. 

La ambliopía, comúnmente llamada ojo vago, es una afección médica que incide negativamente a la vista de millones, pero si se detecta a tiempo puede curarse por completo. Sin embargo, esto en general significa meses de usar un parche en el ojo.  

Esta condición consiste, además, en que ambos ojos no están sincronizados en sus movimientos, algo que normalmente ocurriría, puesto que los ojos deberían enfocar la parte de la retina orientada a los detalles en cualquier objeto al que la persona desee ver.  

Justamente, las personas con ambliopía carecen de ello en uno de sus ojos, pues este no apuntará a la fóvea correctamente y, como resultado, los ojos no convergerán adecuadamente, haciendo sufrir a la visión paulatinamente y, de no tratarse, puede provocar una pérdida de visión grave. 

Eso sí, se puede detectar temprano en los niños, y el tratamiento puede ser tan simple como cubrir el ojo bueno con un parche durante la mayor parte del día, lo que obliga al otro ojo a ajustarse y alinearse correctamente.  

No obstante, el problema es, por supuesto, que esto es incómodo y vergonzoso para el niño, sumándole que usar un solo ojo no es ideal para jugar en el patio de la escuela y otras cosas cotidianas. 

Con la nueva innovación de NovaSight, se trae consigo la posibilidad de corregir la ambliopía o mal del “ojo vago”, a través de una pantalla y unas gafas con tecnología especial que sincronizarían el funcionamiento ocular, sin la necesidad de este parche en el ojo, como normalmente se realiza.  

Junto a CureSight, esta compañía logró tal avance con la misma tecnología que, irónicamente, devolvió la visión doble a muchos en los primeros días del 3D: gafas con lentes azules y rojas. La estereoscopía azul-roja presenta dos versiones ligeramente diferentes de la misma imagen, una teñida de rojo y otra teñida de azul.  

Normalmente se usaría con paralaje ligeramente diferente, para producir una imagen binocular en 3D; como lo que muchos experimentamos en teatros o cines años atrás. En este caso, una de las dos imágenes teñidas tiene un círculo borroso, justo donde el niño está mirando. La pantalla utiliza un sensor de seguimiento ocular para que sepa dónde debe estar el círculo 

El círculo entonces, rápidamente, capta la mirada y hace que el otro ojo afectado, pero el único con acceso a los detalles de la imagen, deba ser utilizado para que el niño lo necesite. 

La mejor parte de este desarrollo, es que no hay un esquema de tratamiento o pruebas: los niños pueden una película usando la configuración especial, y ya estarían mejorando, afirma NovaSightTodo desde casa en el horario que los niños necesiten, para mayor ventaja.