Informe de McKinsey Global Institute prevé que los avances tecnológicos cambiarán la forma en que se ejecutan los servicios y a corto plazo empujarán a los trabajadores a buscar nuevas alternativas.

Más de 100 millones de mujeres y hombres en todo el mundo estarán buscando otra opción, luego de ver sus tradicionales trabajos reemplazados por la tecnología en 2030. Aunque suene a una escena de ciencia ficción, la realidad es que en once años más este fenómeno se presentará en el globo. Así informó desde Nueva York, la consultora estratégica McKinsey Global Institute, cuando dio a conocer los resultados de su estudio.

El informe adelanta que los avances tecnológicos hacia la automatización pondrán en jaque los empleos convencionales de oficina como: secretarias, programadores y contables.

De acuerdo con el estudio, que consideró 10 de las economías más sólidas del mundo como EE.UU., China, India entre otras, el escenario en los países desarrollados considera dimensiones preocupantes. Sólo en Estados Unidos, el riesgo por la automatización para los hombres es de un 26% y para las mujeres 24%.

En último tiempo, se ha visto una creciente participación de la mujer y se instaló la discusión para desarrollar modelos más inclusivos en pro de la equidad de género. Sin embargo, las proyecciones del estudio registran un golpe duro a la fuerza laboral femenina y su integración al mercado, a causa de la automatización.