En la región Colombia cuenta con una diferencia cercana a los 42 puntos porcentuales entre zonas, mientras que Chile cuenta con una diferencia de 28 puntos. ¿La explicación? Empresas prefieren instalar los terminales de conexión en sectores con potenciales clientes.

Según un estudio realizado por Fundación País “Uso de Internet en Chile, la otra brecha que nos divide”, existe una diferencia considerable entre la conectividad en las zonas urbanas y las zonas rurales, equivalente a 28 puntos porcentuales, es decir, 70% versus 42.4%.

Antofagasta tiene la mayor conexión a Internet, seguida por Magallanes y Tarapacá según revela el estudio. Paran el docente de la Universidad del Pacífico, Juan José Retamal “El principal factor que explica el nivel de adopción en estas zonas, es precisamente el nivel de urbanidad de una zona determinada. Para que exista acceso, se requiere terminales de conexión, y las empresas encargadas de suministrar el servicio eligen polos más urbanizados para poblar el territorio de puntos de distribución del servicio de internet (ya sea cableada o por redes inalámbricas) y si miramos los niveles de urbanidad v/s ruralidad en estas zonas encontramos más población urbana”.

Además el experto agregó que en Chile las empresas distribuidoras son las encargadas de implementar la tecnología necesaria para suministrar el servicio, por lo que siempre van a preferir sectores más urbanizados y con más clientes potenciales.  A pesar de la brecha que existe, no somos el peor país de la región pues Colombia tiene una diferencia de 41 puntos.