Durante lo que va del año, el dolar registró su sexta alza consecutiva, escenario positivo para la moneda extranjera que está consiguiendo su mayor racha alcista desde octubre de 2018.

La divisa estadounidense avanzó $4,4 y llegó a $693,30, lo que corresponde a su nivel más alto desde el 19 de junio. Este fenómeno, de acuerdo al análisis de especializaste locales, se explica en cierto modo por la expectación que generan las reuniones de los principales bancos centrales del mundo.

Asimismo, a nivel local, el dólar se ha visto impulsado por la baja del cobre, que se ha visto afectado por un recorte de las estimaciones de crecimiento que realizó el FMI y temores en torno a la guerra comercial.

“El Fondo Monetario Internacional rebajó las proyecciones de crecimiento a nivel global, castigando fuertemente a los países emergentes, bajando las perspectivas de crecimiento para América Latina desde un 1,4% a un 0,6%. En este contexto vemos depreciación de las divisas emergentes en general, entre ellas el peso chileno”, expresó José Raúl Godoy analista de mercados XTB Latam.