Estiman invertir en tecnologías renovables, la expansión del transporte público bajo en carbono; crear zonas de cero emisiones y requerir y promover combustibles más limpios.

En la cumbre de alcaldes del C40, un evento que propicia grandes oportunidades para el desarrollo de energías renovables, 35 mandatarios regionales se comprometieron a mejorar la calidad del aire de sus ciudades  

 Este encuentro, organizado en Copenhague, Dinamarca, propició además de otros acuerdos, la resolución de estas 35 ciudades que “les insta a aplicar objetivos ambiciosos de reducción de la contaminación y a poner en marcha importantes políticas al respecto de aquí a 2025”. 

 Además, los firmantes se comprometieron a publicar los progresos hacia estos objetivos que, según la reseña de la cumbre, beneficiará a más de 140 millones de habitantes y podría evitar 40.000 muertes cada año. 

 “La contaminación tóxica del aire es una crisis global y, como alcaldes, es nuestra responsabilidad fundamental proteger al público de este asesino invisible”, dijo Sadiq Khan, alcalde de Londres. 

 Por su parte, la alcaldesa de París y presidenta del C40, Anne Hidalgo, ratificó que “respirar aire limpio es un derecho humano fundamental”.  

 “La industria de los combustibles fósiles y los automóviles de combustión son responsables de una crisis mundial de salud pública. Los compromisos anunciados hoy por 35 alcaldes pioneros demuestran claramente que la era de las emisiones tóxicas que envenenan el aire que todos respiramos está llegando a su fin”, asestó en su discurso. 

 Y en este escenario, la C40 detalla que los alcaldes tienen “una amplia gama de herramientas a su disposición para mejorar la calidad del aire”. Entre ellas, el uso de tecnologías renovables, la expansión del transporte público bajo en carbono; creando zonas de cero emisiones; requerir y promover combustibles más limpios para calentar y cocinar; mejorar los incentivos y la infraestructura para apoyar la marcha y el ciclismo, y establecer un monitoreo de la calidad del aire en toda la ciudad.  

 Sin embargo, también reconocen que las ciudades a menudo no tienen la capacidad de abordar todas las causas de la contaminación, y exhortan a los estados nacionales, las empresas y todos aquellos que se preocupan por el cambio climático y la salud pública para que cumplan con este compromiso.  

 “Utilizaremos todos los poderes a nuestra disposición como alcaldes para hacer frente a la contaminación del aire, y llamaremos a otros responsables de las fuentes de contaminación del aire que envenenan el aire en nuestras ciudades para cumplir con este compromiso”, incluye esta declaración en su mensaje. 

 Entre las 35 ciudades firmantes se encuentra Barcelona, ​​Berlín, Buenos Aires, Copenhague, Delhi, Dubai, Guadalajara, Houston, Los Ángeles, Lima, Lisboa, Londres, Madrid, Medellín, Ciudad de México, Milán, París, Quito, Rotterdam, Seúl, Estocolmo, Sydney, Tel Aviv, Tokio, y Washington DC. Santiago, por su parte, es integrante de la cumbre, pero no estuvo dentro de esta resolución.