NOTICIA DIARIA – REVISTA DIGITAL

La Comisión Chilena del Cobre estimó que el valor del metal rojo será mayor que el que había previsto, debido a las vacunas, la expansión de China y la debilidad de la oferta mundial.

Las expectativas de un pronto comienzo de vacunación mundial contra el coronavirus, el alto crecimiento económico proyectado para China y la percepción de vulnerabilidad de la oferta mundial del cobre serían los factores que elevarían el precio del metal a US$ 3,30 la libra.

La estimación constituye un alza respecto al reporte anterior de Cochilco, la cual lo avaluó en US$ 2,90 la libra, y que constituye una de las principales conclusiones del Informe de Tendencias del Mercado del Cobre, correspondiente al cuarto trimestre de 2020.

Este punto fue abordado por el ministro (s) de Minería, Edgar Blanco, quien se refirió a los factores como “circunstancias que han posicionado al precio del cobre en un nivel que no puede ser justificado en su totalidad por los fundamentos de oferta y demanda”.

Y agregó que “hay implícito un componente especulativo significativo, que es volátil, y que puede frenar la actual tendencia alcista del precio si se debilitan las expectativas de crecimiento de las economías desarrolladas”.

Marco Riveros, vicepresidente Ejecutivo de la Comisión Chilena del Cobre (Cochilco), analizó las perspectivas de oferta mundial de cobre refinado para los años 2021 y 2022, y señaló que la tasa de crecimiento promedio anual sería superior a la demanda del metal.

“El escenario mundial aún está dominado por la crisis relacionada con la pandemia, por lo tanto, la proyección de demanda y oferta contienen un nivel de incertidumbre relevante. Son inciertas aún las consecuencias productivas del rebrote de contagios que afecta a los países productores en América”, declaró Riveros.

Respecto a la demanda mundial del metal rojo, se prevé que esta llegará a 23,9 millones de toneladas para este año, lo que significa un incremento de 3% en comparación al 2020. Además, los principales países consumidores, excluyendo a China, aumentarían su consumo de cobre, pero sin alcanzar el nivel registrado en 2019.

De hecho, se prevé que China reduciría su tasa de crecimiento de demanda desde 2,5% en 2020 hasta 1,5% en 2021.

No obstante, en cifras preliminares, los países europeos aumentarían su demanda, la cual cayó un 8,3% durante el año pasado, y proyectan una recuperación de 3% para el 2021, y 4,5% para el 2022. Situación similar es la que se espera que ocurra con Estados Unidos, que descendió un 6,0% y anticipa crecimientos en su demanda de 4,0% y 5,0%, respectivamente.

Por otra parte, la oferta del cobre se expandiría 3,4%, alcanzando 23,8 millones de toneladas, observándose una mejoría generalizada de producción en los principales países productores. Es más, Chile, el primer productor mundial, anotaría un crecimiento de 3,6% con una producción levemente por debajo de los 6 millones de toneladas.

En tanto, en 2022 la producción chilena se situaría en 6,1 millones de toneladas.

Para 2022, Cochilco pronosticó que el valor promedio del metal estará en torno a los US$ 3 la libra. Y además, se proyecta que la producción del metal llegaría a 22,2 millones de toneladas, con un alza de 5% respecto al 2021.

Entre las principales industrias, destacan República Democrática del Congo (más de 202 mil toneladas), Chile (más de 146 mil toneladas) y China (más de 129 mil toneladas).

Fuente: Emol.com