Se espera que Chile tenga un crecimiento entre un 2% y 3%, pero según los expertos es fundamental aclarar el ambiente de incertidumbre para así aumentar la inversión en todos los sectores.

En el Edifico de Comercio se realizaron las proyecciones económicas sectoriales para el 2018, donde los representantes de las industrias tenían un punto en común: hay mejores expectativas, pero mayor incertidumbre, un fenómeno económico que no se había visto en años anteriores.

El sector de la minería espera que el crecimiento de Chile el 2018 esté a la orden del 3% y el PIB sectorial minero que sea de un6%; son cifras positivas debido la minera Escondida que va a comenzar a producir con tres plantas procesadoras.

Se espera producir el próximo año 5.900.000 toneladas de cobre, con un promedio anual de US$2,9 la libra, además de US$ 42 mil millones en exportaciones. Sin embargo, el Gerente de Estudios SONAMI Alejandro Merino, considera que debiera haber un cambio en la legislación para hacer más expedita la tramitación de proyectos mineros.

El sector agrícola es incierto, según el Gerente de Estudios SNA Francisco Gana, ya que la producción depende de factores externos como el clima, entonces existe una “realidad heterogénea” y no se puede hablar de un sector en recuperación, a pesar de que las áreas frutícola, forestal y pecuaria tendrían inversiones de lenta maduración.

La SOFOFA prevé que el crecimiento de la economía para el 2018 va a estar entre un 2 y un 2,5%, sin embargo, la producción manufacturera va a tener un crecimiento nulo o de un 1%, ya que las estadísticas indican que este sector ha ido perdiendo participación en la economía del país. Esto se debe a que ha habido una caída en la inversión y sigue existiendo ambiente de incertidumbre en el sector, “la materialización del escenario de crecimiento económico es crucial”, señaló el Gerente de Políticas Públicas de la SOFOFA.

La preocupación en el sector construcción se encuentra en la “permisología” según el Gerente de Estudios de la CChC, ya que cuesta mucho que salgan los permisos para construir obras, por lo que una institucionalidad más centralizada y trámites más expeditos gatillarían las inversiones. Se espera crecer de 0 a 1% el próximo año en esta industria.