El Banco Central informó, por medio del informe Cuentas Nacionales, que la economía chilena lograr repuntar y creció un 1,9% anual durante el segundo trimestre.

El informe consigna que el PIB creció impulsado por una demanda interna expandiéndose a una tasa anual de 1,8%. El consumo de los hogares aumentó en el período, aunque a un ritmo menor que el trimestre anterior y la FBCF incrementó su dinamismo alcanzando una tasa de 4,8%. Al contrario, se observaron disminuciones tanto en las exportaciones como en las importaciones, con un efecto neto positivo en el PIB.

Mientras, el consumo de los hogares creció 2,3% en el segundo trimestre y, al igual que en el período anterior, fue respaldado en su mayoría por el consumo de servicios. Por otro lado, el consumo de durables descendió por segundo trimestre consecutivo. Respecto de los servicios, destacó el gasto en salud y servicios de transporte; el consumo de no durables creció impulsado por el gasto en alimentos, bebidas y tabaco. Finalmente, la caída en durables se explicó principalmente por menores ventas de automóviles, efecto contrarrestado parcialmente por un aumento en las compras de teléfonos móviles y televisores.