Paul Pacheco, de la División Eficiencia Energética del Ministerio de Energía, conversó con Información de Mercados sobre los proyectos que se han realizado en términos de iluminación para tener una Smart City en Chile. 

En San Clemente se realizó un proyecto piloto con tecnología luminaria y un centro de control, un ejemplo de lo que se puede hacer con esto, es en eventos especiales aumentar o disminuir las luces en el lugar. Además, Pacheco señaló que “el piloto tuvo excelentes resultados desde el punto de vista de los ahorros (40% aproximadamente en facturación) y la calidad lumínica, teniendo una gran aceptación de la comunidad”.

Sin embargo, dentro de las conclusiones que se pueden sacar de este proyecto una vez implementado y ya con más de un año de operación, es que la tecnología no es explotada en su totalidad debido a que los municipios actualmente están recién aprendiendo de esta. Por lo mismo, si se aplicara esta tecnología en alguna otra comuna, incluso en la capital, el éxito dependería si la comuna puede generar planes de operación que exploten al máximo el potencial de la tecnología, sin importar su ubicación geográfica.

Un ejemplo de ello, si la comuna no cuenta con un programa variable del uso de las luminarias, no vale la pena incorporar control variable de potencia de las luminarias, ya que en la práctica no será utilizado. Ahora visto desde otro punto de vista, la incorporación de estas tecnologías también puede ser un impulso a que los municipios establezcan nuevos planes de operación y de esta forma agregar valor al servicio de alumbrado público y a sus ciudadanos.

Etapas programa estratégico

La primera etapa del Programa Estratégico de Industria Inteligente de Corfo, consiste en ejecutar un proyecto piloto que tiene las características de ser un Laboratorio de tecnologías para ciudades inteligentes, donde la primera etapa se realizará en la calle Bandera, en la comuna de Santiago y considera las siguiente:

1) Implementación de una red de telecomunicaciones multipropósito para sensorización Internet de las Cosas, basada en estándares abiertos.

2) Recambio de las luminarias por un sistema de alumbrado inteligente que permite desplegar la red de telecomunicaciones

3) Gestión de alumbrado inteligente

4) Instalación de sensores de estacionamientos en superficie y un sistema de gestión de estacionamiento para buscar puestos libres

Este laboratorio “VIVO” operará por 1 año y pretende hacer la pedadogía de una ciudad inteligentes y demostrar que es posible la estandarización y la interoperabilidad para desarrollar un ecosistema de proveedores y marcas diversas que permiten ir masificando estas soluciones en las grandes ciudades del país.

Durante al año 2018, se pondrá en marcha otras aplicaciones de Ciudades Inteligentes, conforme el diseño que estamos trabajando y en colaboración con universidad y empresas privadas.

Proyectos de Eficiencia Energética

Actualmente el Ministerio de Energía cuenta con varias líneas de acción en cuanto a proyectos de Eficiencia Energética, entre los que destacan:

Programa de Recambio de Alumbrado Público: A la fecha el programa ha recambiado cerca de 142.000 luminarias en 67 comunas a lo largo de todo el país, lo que ha generado ahorros promedio  de energía sobre el 45%, lo que se ve reflejado directamente en las cuentas de la luz de los municipios. Se espera que al finalizar el programa se haya cambiado a tecnología LED aproximadamente el 10% del parque de alumbrado público del país.

Programa de Eficiencia Energética en Edificios Públicos: Se ha intervenido con medidas de eficiencia energética el 100% de los hospitales de alta complejidad de la salud pública (39 total). En general las medidas aplicadas tienen relación con los cambios de calderas por tecnologías más eficientes, bombas de calor, sistemas de iluminación. Con ello se han logrado ahorros promedio sobre el 30% de energía, lo que impacta directamente en las cuentas de gas, luz y otros energéticos. Además de los beneficios en la mejora de la calidad del aire para los trabajadores y pacientes.

Programa Mi Hogar Eficiente: Este programa ha permitido capacitar en Eficiencia Energética (EE) a las familias más vulnerables del país, además de entregarles material educativo, un certificado y un “kit eficiente”.  Esta iniciativa ha capacitado, desde 2014, más de 300.000 familias, entregando más de un millón de ampolletas, además de otros elementos de EE.

9Leña: Desde el año 2016 contamos con una Política de Uso de la Leña y sus derivados para Calefacción. Esta política coordina esfuerzos intersectoriales para mejorar térmicamente las viviendas; impulsar el reemplazo de leña húmeda por leña seca y otros derivados de la madera como pellets y astillas; mejorar la calidad de los calefactores y educar a la población. En esta línea, a través del Programa Más Leña Seca, se ha apoyado a más de 500 leñeros en la construcción de Centros de Acopio y Secado de leña, lo que ha permitido aumentar en 37% la disponibilidad de leña seca en el centro – sur.

Programa de Etiquetados y Estándares Mínimos de EE: Con el fin de mejorar la información disponible a los consumidores y apoyar las decisiones de compra de éstos, se introdujeron 6 nuevas etiquetas de EE, con lo que ya se encuentran 27 productos con la obligación de etiquetar en eficiencia energética. También se inició la aplicación de estándares mínimos de EE de tres productos: ampolletas, motores y refrigeradores.

Programa Gestiona Energía: El sector público gasta en torno a $200.000 MM al año en energía, y esperamos reducir entre un 10 y 15% ese consumo al año, lo que equivale a $20 o 30 mil millones, que se pueden destinar a financiar programas sociales. Para esto, hemos desarrollado pilotos de “modelo ESCO” en el sector público, que han permitido obtener ahorros de hasta 16% en el gasto, sin requerir inversión inicial.

Por último, Paul Pacheco dijo: “Esperamos que estos pilotos se masifiquen en el sector público, y para esto es clave el éxito del PMG de EE, que hoy es obligatorio, y donde a la fecha se han registrado 4.000 edificios y 2.500 gestores energéticos capacitados, los cuales deben reportar mensualmente sus consumos de energía y velar por el buen uso de ésta al interior de sus instalaciones. Esta información nos permitirá obtener la línea base de consumo energético del sector público y posteriormente evaluar en base a indicadores de intensidad energética, tanto eléctrica como térmica”.