Santiago se convierte en la primera ciudad fuera de Europa que tendrá en sus calles buses-tranvía eléctricos Aptis, luego de haber sido probado en Francia, España, Italia y Alemania.

El vehículo francés cuenta con un sistema de control automático en las paradas, lo que permite que el Aptis pueda alinearse perfectamente con la acera y facilita el flujo de pasajeros, especialmente para los usuarios de sillas de ruedas, reduciendo el tiempo de parada y aumentando la velocidad comercial.

“Estamos contentos de que las empresas estén apostando por el transporte público de Santiago y eso se refleja en su interés por probar distintas tecnologías en nuestra ciudad, que se está transformando en un laboratorio mundial en electromovilidad”, indicó la ministra de Transportes y Telecomunicaciones, Gloria Hutt, en su lanzamiento.

El vehículo cuenta con una vida útil de 20 años, tiene bajos costos de mantenimiento y operación y aseguran que sus estándares están a la vanguardia de los buses eléctricos más innovadores del mundo.

La prueba del Aptis en Santiago requirió de una capacitación especial a los conductores de Redbus para lo cual técnicos y especialistas de Alstom Francia viajaron a Chile para entregar formación teórica y práctica en torno a la maniobrabilidad de este innovador bus. Ahora, el vehículo comenzó a circular por la ciudad a partir del 18 de mayo.