Proyecciones internacionales evalúan que la aplicación de un impuesto digital en Chile llegaría a recaudar alrededor de US$ 40 millones al año.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) estima que las arcas fiscales podrían llegar a reunir US$ 39,2 millones al año por el impuesto a los servicios digitales. El estudio realizado por la institución, bajo el nombre “Desafíos de la tributación de la economía digital”, detalla los ingresos que obtendrían 10 países de Latinoamérica al aplicar el IVA y una tasa del 3% a los servicios digitales, tomando en consideración en esta ecuación a las cuatro plataformas lideres: Uber, Netflix, Spotify y Apple.

De acuerdo con las propuestas de la OCDE, la Cepal supone la aplicación general del IVA a todos los servicios, mientras que la tasa adicional le correspondería sólo a los servicios de intermediación de las plataformas multilaterales; en este caso, Uber. Además, en el informe alertan la falta de normativa. Chile es uno de los países desprovistos de regulación, donde en el marco del proyecto de modernización tributaria se propone aplicar un gravamen a los servicios digitales.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe evalúa que el pago de IVA por parte de estas plataformas recaudaría US$ 38,9 millones anuales a nivel nacional, mientras que la tasa adicional de 3% —que según su metodología aplica solo para Uber— aportaría US$ 300 mil, totalizando así US$ 39,2 millones. En conjunto, las 10 economías analizadas recaudarían US$ 572 millones por el IVA y otros US$ 8 millones por el impuesto a los servicios digitales.