El agua tiene un papel clave en los procesos de higienización y el conocimiento básico de sus parámetros es importante, ya que las características de calidad del agua que son inaceptables para un uso determinado pueden ser aceptables para otro.

El agua tiene un papel clave en los procesos de higienización y el conocimiento básico de sus parámetros es importante, ya que las características de calidad del agua que son inaceptables para un uso determinado pueden ser aceptables para otro. Con esto, el criterio de aplicación universal es que el agua sea potable y libre de agentes patógenos (microorganismos causantes de enfermedades) u otras sustancias tóxicas. 

Para un adecuado proceso de higienización, es importante garantizar la calidad del agua utilizada para que cumpla con los principales parámetros, que son: pH, alcalinidad / acidez, dureza (presencia de sales de calcio y magnesio), sólidos totales, hierro, cloruro, silicatos, sulfatos y microbiología del agua. 

Existen varios otros indicadores de la calidad del agua, pero en este boletín técnico presentamos los principales que pueden afectar un proceso de higienización. Si estos indicadores de agua no cumplen con los estándares de potabilidad, es posible que un proceso de higienización correctamente aplicado no cumpla con el desempeño esperado, por lo que se recomienda un tratamiento previo del agua o ajustes en el proceso de higienización. 

Recomendaciones Tratamiento del Agua / Proceso de Higienización 

En la siguiente tabla se presenta una recopilación de posibles causas, recomendaciones para el tratamiento del agua e indicaciones para la aplicación de productos de higiene.

Tabla 1: Resumen de posibles impactos, tratamiento del agua y recomendaciones para un adecuado proceso de higienización.