Impensado en 2009 que la actual preferencia en aparatos móviles sea por equipos de gran pantalla, que pueden llegar a medir hasta 7 pulgadas, muy alejados a los smartphones de hace 10 días que competían por tener el tamaño más pequeño.

Dejaron a todos impresionados, los amplios celulares que se comercializan y que irán ampliándose cada vez más. Parecidos a los antiguos ladrillos, pero con tecnología de punta, los famosos phablets, cuyo gran tamaño se encuentra entre las 5,6 y 7 pulgadas, actualmente, está encabezando las ventas de telefonía móvil durante el primer trimestre, con un crecimiento de 272,9% respecto del mismo periodo del año anterior. En otras palabras, la mezcla entre celular y tableta consiguió $88.497 millones en ventas durante los tres primeros meses de 2019, de acuerdo con datos de GfK.

En Pulso, Juan Carlos Montes, Retail Manager de GfK explicó que esta tendencia se dio por un “traspaso de la venta del teléfono normal a un phablet, que es el teléfono más grande. Hoy la gente está prefiriendo teléfonos más grandes”.

Aunque en 2018, los teléfonos pequeños (menos de 5,6 pulgadas) representaban el 78% del total de ventas trimestrales de la categoría telefonía, ahora pasaron a ser el 26%. Por otro lado, los phablets evolucionaron el 18% al 70% en un solo año, explicó Montes.

Si bien el desempeño de los teléfonos de gran tamaño fue relevante, esto no alcanzó a compensar la caída de 66% que experimentaron los teléfonos pequeños durante el primer trimestre, por lo que la categoría en general disminuyó sus ventas en 1%.