El Banco Central entregó este lunes el dato correspondiente al cuarto mes del año, periodo en que la economía registró una histórica caída de 14,1%.

Una histórica caída de 14,1% fue la que registró el Indicador Mensual de Actividad Económica (Imacec) correspondiente al mes de abril del presente año en comparación al mismo periodo de 2019, anotando así el peor dato en la historia del registro y reflejando el duro golpe de los efectos de las medidas sanitarias producto del covid-19 a la economía. 

El dato de abril se situó muy por debajo de las estimaciones del mercado, desde donde anticipaban una contracción de 11%. De esta forma, con los datos en la mano, el sector realizó sus proyecciones para el Imacec de mayo, previendo que será similar o aún peor que el de abril, además de visualizar que el PIB de 2020 podría terminar cayendo hasta 8%.

“El dato de abril refrenda que el impacto de la cuasi paralización de actividades en la economía es profundo, particularmente sobre los sectores asociados a servicios”, señaló Mauricio Carrasco, subgerente de estudios de Econsult, agregando que en los próximos meses “la historia no sería diferente”.

 “Producto de que en mayo las medidas de confinamiento fueron profundizadas, estimamos preliminarmente un rango de caída para el Imacec de dicho mes de entre 15% y 20%”, sostuvo. Y añadió que el escenario de “prolongar y profundizar las medidas sanitarias” es probable que se mantenga, por lo que “estimamos que esta situación se sostenga hasta inicios del segundo semestre. En este contexto, proyectamos una contracción del PIB de 8% durante 2020”.

Santander, por su parte, señaló que “estimamos que en mayo el Imacec fue incluso peor que en abril. Esto, porque las medidas de confinamiento se ampliaron. Además, diversos efectos de segunda vuelta habrían comenzado a impactar el dinamismo de la economía”. 

“Con esto, es difícil que algunos sectores caigan más de lo que lo han hecho hasta ahora, lo cual pone un piso a las variaciones mensuales de la actividad”, añadió. Dicho eso, la institución recalcó que “con estos antecedentes, estimamos que el Imacec de mayo habría tenido una contracción en torno a 15%”. 

Mientras que Banchile Inversiones estimó que “la actividad económica de mayo se contraiga entre 11% y 14%. La recuperación, en tanto, no comenzaría hasta el tercer trimestre, dado que a la fecha de finalización de la cuarentena aún se mantiene incierta”. 

“Con todo, estimamos que estas serán más lentas que lo anticipado previamente y no llegará a todos los sectores por igual”, acotó. 

Según Scotiabank, el dato del Imacec de abril “deja nuestra proyección de caída del PIB 2020 de 4,5% mucho mejor posicionada respecto al consenso que tiene una mediana de contracción del PIB de 2,7% y un mínimo de 4,3%”, según la última Encuesta de Expectativas Económicas del Banco Central. 

Para mayo, en tanto, Scotiabank estima que la economía “mostraría una contracción de entre 13% y 16%”. 

Sebastián Díaz, de Pacífico Research, comentó que “para mayo el resultado debiese ser similar a lo observado en abril con un sesgo a la baja, pues la cuarentena se extendió a todo el Gran Santiago a partir de mediados de mes”.

“El dato publicado hoy nos llevará a corregir a la baja nuestras proyecciones de crecimiento ya que consideramos que mientras mayor sea la destrucción de valor y riqueza en el sector privado, más difícil será el proceso de recuperación”, aseguró. 

Desde XTB Latam, el analista José Raúl Godoy expuso que “probablemente” el dato de mayo sea peor al de abril, “por debajo del 15% de contracción. Eso significa que vamos a tener un segundo trimestre absolutamente negativo”, dijo, añadiendo que “estamos bastante pesimistas con respecto al mercado nacional, principalmente porque no han logrado frenar la expansión de la pandemia”. 

Credicorp Capital, en tanto, señaló que “después de estos resultados y considerando el reciente fortalecimiento de las medidas de contención de Covid-19, estamos reduciendo nuestra estimación de crecimiento del PIB de 2020 de -3,0% a -4,9%”. Asimismo, comentó que “los datos de mayo serán clave teniendo en cuenta el bloqueo total en Santiago que comenzó el 15 de mayo, lo que implicará una contracción más profunda de la actividad de abril”.

Por su parte, Larraín Vial indicó que “esperamos que la economía se contraiga un -5,0% en 2020, una caída mucho más severa que la proyección de -1,5% a -2,5% de BCCh y la caída de -3,7% esperada por el consenso del mercado. Sin embargo, los riesgos de medidas de contención aún más estrictas podrían conducir a una caída aún mayor de lo que hemos pronosticado hasta ahora”. 

Por último, Bice Inversiones apuntó que “para el año 2020 proyectamos de manera preliminar una caída del PIB en el rango -4,0% a -5,0%, donde el segundo trimestre sería el más afectado por las medidas sanitarias”.

Fuente: Emol.com