El INE informó esta mañana que la inflación en noviembre se situó en -0,1%, ubicándose por debajo de las expectativas.

Un Índice de Precios al Consumidor (IPC) negativo de -0,1%, fue el que registró noviembre según informó esta mañana el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), sorprendiendo al mercado que esperaba un alza en torno a 0,2% en la inflación y llevando a ajustar las proyecciones de algunos de cara a fin de año.

Según el INE, con el dato del undécimo mes de 2020, la inflación en el país acumula 2,6% y registra un alza en doce meses de 2,7%, dentro del rango de tolerancia con el que trabaja el Banco Central, que apunta a que el IPC anual se ubique la mayor parte del tiempo en torno a 3%.

El registro de noviembre puso fin a dos meses consecutivos de alta inflación, luego de que septiembre y octubre anotaran 0,6% y 0,7% respectivamente, periodos marcados por el efecto del primer retiro del 10% sobre el precio de algunos bienes y servicios, impulso que, según analistas, llega a su fin tras lo reflejado por el IPC del penúltimo mes del año. Sin embargo, anticipan que el segundo retiro desde los fondos de pensiones -cuyo proceso inicia esta semana- podría volver a poner presión sobre los precios en los próximos meses.

“Se acaba el impulso del retiro del 10% de los fondos de las AFP”, sostuvo Guillermo Araya, gerente de estudios de Renta 4, agregando que “me noviembre ya no habría quedado excedentes del primer retiro, y esto se habría traducido en un ajuste en los precios dada la debilidad de la demanda”.

Para César Guzmán, gerente de macroeconomía de Security, las cifras del IPC de noviembre “ratifican que las presiones inflacionarias siguen contenidas, lo que responde a que la economía sigue operando con amplias brechas de capacidad”.

“En el corto plazo el registro de diciembre volvería ser cercano a cero, y con elevada incertidumbre de cómo afectará la toma de precios de los productos que actualmente se están imputando, y que presentan una elevada volatilidad, como paquete turístico y pasaje aéreo”, agregó.

En tanto, Francisco Sepúlveda, analista de precios de Pacífico Research, señaló que “luego de dos meses de sorpresas al alza, en noviembre el IPC nos sorprendió a la baja”.

“Mientras algunas medidas de inflación subyacente caen, otras se mantienen estables o aumentan. En este sentido, la irregularidad de la distribución de precios resulta elocuente. En todo caso, la caída del dólar en Chile en los últimos dos meses, la debilidad del mercado laboral y de la demanda agregada son coherentes con una inflación más bien baja en el mediano plazo”, dijo, añadiendo que “así como en septiembre las sorpresas apuntaban al gasto derivado del retiro parcial de los fondos previsionales, en noviembre dieron cuenta de una cierta reversión de éstos, en especial en lo que se refiere a vestuario”.

Tras ello, sostuvo que con “el segundo retiro parcial recientemente promulgado es posible que estos precios vuelvan a incrementarse. Por otra parte, se aprecia una moderación en el aumento del precio de la carne de vacuno, que había acumulado un alza de casi 5% en los dos meses previos. Estimamos que esta tendencia podría persistir en lo venidero”, acotó.

Mientras que Santander, a través de un informe, señaló que “contra todo pronóstico la inflación retrocede 0,1% en noviembre. Luego de dos fuerte incrementos en septiembre y octubre, se anticipaba un nuevo avance del IPC en noviembre. Sin embargo, los precios tuvieron una contracción que llevó a la variación anual a 2,7% (3,0% en octubre)”.

“Las sorpresas fueron varias, pero destacó la de vestuario y calzado que acumulaba un sustancial incremento en los últimos meses y ahora tuvo una brusca contracción de 4,9% m/m. Además, hubo un alza de los alimentos mucho menor a lo que se venía observando”, apuntó. Con todo, continuó, “hay que tener en cuenta que el INE sigue imputando un gran número de precios (24,4% vs. 8%-10% en tiempos normales) y que en la medida en que esto se vaya normalizando, por ejemplo, con la reincorporación de pasaje aéreo el próximo mes, pueden producirse nuevas sorpresas”.

“Hacia delante, la fuerte apreciación del peso de los últimos días con su respectivo impacto bajista en los precios de los bienes importados sería absorbida por el efecto inflacionario del nuevo retiro de los fondos de pensiones. Con todo, se trata de un evento transitorio que desaparecerá. Sin embargo, la amplitud de las brechas de capacidad y la ausencia de presiones inflacionarias permanentes, obligarán al Banco Central a mantener las tasas bajas por mucho tiempo, lo que debería ser reafirmado en el próximo IPoM”, dijo.

Bice Inversiones, por su parte, ajustó este lunes su proyección de la inflación para este año, de 2,8% a 2,7%, tras conocer el IPC de noviembre, destacando en un informe que “es el primer registro negativo desde junio de este año y tras dos sorpresas positivas, la que implicó una variación de 2,7% en 12 meses”.

Así, la entidad indicó que productos que anteriormente habían mostrado incrementos mayores en sus precios, como vestuario, influenciados por limitaciones en stock y una mayor demanda puntual, en esta oportunidad cayeron. A la vez, otros productos como automóviles nuevos siguen sujetos a estos efectos, acumulando nuevas alzas en el mes de noviembre, “a lo que se sumaría el segundo retiro de fondos previsionales y a que las importaciones no han crecido lo suficiente para reponer los inventarios”.

En términos de perspectivas de corto plazo, el registro de diciembre mostraría, a juicio de la intermediaria, “una variación cercana a 0,1%. Mientras en enero, veríamos un registro en torno a 0,2% a 0,3% (…). Este año la inflación finalizaría en niveles de 2,7%, mientras el próximo año sería de 3,0%”.

A su vez, BCI Estudios comentó que el dató del undécimo mes del año de situó “sorpresivamente en un nivel negativo y luego de registros IPC por sobre lo previsto en septiembre y octubre”. En esta oportunidad, agregó, “se advierte una fuerte reversión en precios de vestuario, seguido por ligeras caídas en precios de vivienda y servicios básicos. Otras divisiones como Alimentos, Transporte y Recreación continúan mostrando alzas”.

“Preliminarmente, el IPC de diciembre se ubicaría en el rango 0-0,1%, marcado por algún incremento en precios de la gasolina, junto con un repunte gradual en precios de servicios, en la medida que la economía se vaya normalizando”, concluyó la entidad.

Fuente: Emol.com