El comercio electrónico en minería se da a través del e-procurement, el cual se encarga también de la compra y venta de suministros en otros rubros e industrias.

Conforme aumenta la digitalización, las plataformas de comercio electrónico se van adaptando. En minería, el mercado ha seguido su propio rumbo. En esta industria, no es posible definir un marketplace transversal que convoque en un mismo lugar a los protagonistas de la cadena de abastecimiento. Más bien son varias plataformas de comercialización denominadas e-procurement o de abastecimiento electrónico que reúnen a compradores y proveedores.

Iván Braga, socio de Supplynet, entregó a Información de Mercados el panorama del abastecimiento electrónico minero.

Es interesante ver esto en evolución porque ha cambiado. Hace ocho años atrás estaba el mercado electrónico Quadrem que congregaba a grandes mineras y era una plataforma a través de la cual las compañías cotizaban, hacían licitaciones, salían los pedidos de compra y también algunos documentos del ciclo logístico. Esa iniciativa partió el 2001-2002, se fue consolidando, fue creciendo y alcanzó su apogeo los primeros años de esta década. Según Braga, en algún momento una buena parte de la demanda minera fluía a través de Quadrem.

¿Cómo operaba esto? Las compañías tenían su ERP, esos ERP estaban integrados al comercio electrónico a través de Quadrem y por ahí salían los requerimientos de compra.

En la otra punta, los proveedores se conectaban a un sitio web que tenía Quadrem, que era el mercado electrónico, respondían a las cotizaciones y hacían ofertas. Los compradores evaluaban esas ofertas, después se adjudicaba y se decidía la compra.

El 2011 Quadrem es vendido a una compañía americana que se llamaba Ariba, un Marketplace conocido en EEUU que encontró interesante su concepto. A poco andar, después de esa adquisición, SAP compró Ariba. Finalmente, SAP pasa a llamarse SAP-Ariba y toda la plataforma Quadrem queda bajo la marca SAP-Ariba, explicó Braga.

 

De Marketplace a e-procurement

El concepto de Ariba no era el mismo de un mercado electrónico como era Quadrem. Era mucho más una solución que se llama e-procurement (abastecimiento electrónico). En términos prácticos, igual tiene que ver con hacer las compras de forma electrónica, con que el ciclo sea digital, usar la tecnología. Esos son factores comunes, pero un modelo menos de mercado, en el que una compañía compra a través de la tecnología.

“Yo creo que eso ha afectado hoy día la situación de mercado. Las compañías han ido cambiando. Algunos usuarios de Quadrem hoy día usan SAP-Ariba, otros cambiaron a soluciones distintas. Entonces, hoy día el mercado está mucho más fragmentado”, graficó.

Las compañías mineras actualmente están comprando a través de muchas soluciones: Unilink, Senegocia, iConstruye, entre otras.

“Antes el proveedor sabía que iba a un lugar y ahí estaban todas las compañías mineras, ahora no. Tienes que estar en las distintas plataformas. Los proveedores hoy día no tienen un solo lugar al que ir. Para los proveedores hay un costo que significa conectarse con muchas plataformas”, añadió.

De acuerdo con Braga, la buena noticia es que casi todas las compañías mineras hacen sus compras con soportes tecnológicos, casi todo el ciclo es electrónico. Ha aumentado la digitalización. Sigue habiendo muchas más compras electrónicas, en general, es una tendencia que se ha consolidado y la gente sabe que es la forma de hacer el proceso.

Supplynet, por su parte, apoya a los actores del mercado minero, además de otras industrias, mediante tres servicios: outsourcing de abastecimiento en el que ayudan a las compañías a hacer mejores procesos de compras, consultoría que entrega conocimiento y experiencia en compra a distintos clientes, y administración digital de contratos que es una aplicación móvil y software para ayudar a las compañías a administrar los contratos que firman con sus proveedores y sus contratistas.

La diferencia entre la primera modalidad y la segunda es que “en vez de ser outsourcing, o sea, nosotros hacer las compras por los clientes, apoyamos a los clientes con consultores”. Mientras que, la administración digital de contratos se centra en que se cumpla la promesa de valor.

Desafíos del abastecimiento electrónico

En los e-procurement que se usan en minería hay hartos aspectos a mejorar, dice Braga. El primero es que hoy día los proveedores tienen que conectarse a distintos portales, no hay un solo lugar al que puedan ir a todas las oportunidades y eso es un problema para el proveedor.

Lo segundo es que las descripciones de los materiales siguen siendo deficientes, muchas veces no queda claro lo que se está pidiendo y a partir de eso es difícil la conversación respecto a cómo cotizar.

Un tercer punto es la falta de preocupación de los portales y de las soluciones de comercio electrónico más allá de la orden de compra. “El control de las entregas, el control del cumplimiento de los contratos, integrar esto con los ciclos de facturación y pago, son temas que no son nuevos, son cosas que uno diga que tecnológicamente no están disponibles, pero no están consolidadas como una práctica para trabajar digitalmente en las compras mineras” señaló.

También hace falta una mejor validación de los proveedores, un registro que tenga buena información digital, que simplifique el proceso y permita que cuando las compañías salgan a comprar tengan mucha información disponible.

Un mercado que ha ido evolucionando por distintos caminos y que, a la fecha, supone algunos desafíos por sortear.