La licitación para la fabricación de cedulas de identidad y pasaportes, se dará una vez finalice la consulta ciudadana, desde donde se asentarán las bases para su elaboración. En la antesala del proyecto, El director del registro Civil, Jorge Álvarez, dio a conocer los principales objetivos y detalles en entrevista al diario Financiero.

La historia comenzó en 2011, cuando concluyó un agotador proceso de licitación, entre episodios judiciales y acusaciones de diversa índole. El contrato fue adjudicado por la empresa francesa Morpho (ex Sagem) por US$400 millones en aquel entonces.

Por este motivo, la licitación de ahora fue modificada para, según relata Álvarez, entregar la mayor transparencia posible, contar con instrumentos de calidad y bajar los costos de los usuarios.

“Actualmente hay requerimientos de probidad y transparencia que son superiores. En ese entonces era también el primer procedimiento de esa magnitud que se enfrentaba. Y dolorosamente la institución ha tenido un aprendizaje de cuáles fueron las cuestiones que nosotros debemos tener cuidado para este proceso. Porque queremos dar seguridades de transparencia, de publicidad y de igualdad de oferentes”, explica el director del Registro Civil al diario Financiero.

La nueva licitación se prevé que sea realizada en 2020 o 2021 con un nuevo modelo de negocios que divide el actual sistema en siete módulos: biometría, seguridad y firma electrónica; fabricación; atención al usuario; workflow (automización de procedimientos); mesa de apoyo, gestión y auditoría interna; y back office.

Unidades que adjudicará al mejor proponente y donde el Registro Civil tendrá la posibilidad de reservar, si así lo estima conveniente, algunos módulos para su desarrollo.