De acuerdo a la información de PULSO, A raíz de la creciente afluencia de pasajeros en el aeropuerto Arturo Merino Benítez, el Ministerio de Obras Públicas (MOP) definió la activación de una segunda ampliación del aeropuerto, que se iniciaría apenas concluyan las obras actualmente en marcha, lo que está previsto para 2021 y que aumentaría la capacidad de 16 millones anuales a 38 millones.

Sin ir más lejos, este crecimiento del tráfico de pasajeros en Chile ha sido exponencial. En 2018, hubo 24,5 millones de pasajeros de avión y, de esa cifra, 23,2 transitaron por el aeropuerto de Santiago Arturo Merino Benítez (AMB), la principal puerta de entrada al país.

Todo esto porque el Estado tiene la opción de requerir a la concesionaria la realización de una nueva ampliación de las obras cumplen ciertas condiciones, por ejemplo, si es que el número de pasajeros embarcados supera el umbral establecido, de 2.200 pasajeros internacionales o 3.200 en vuelos domésticos, ambos en hora punta. En 2018, el número de pasajeros en la hora de mayor demanda ya llegó a 1.543 internacionales y 2.161 domésticos.

Este aumento se presenta desde 2002, el tráfico de pasajeros en AMB supera todos los años a su registro anterior. Este aumento progresivo llevó al aeropuerto de Santiago a registrar un nuevo hito en 2018, superando en número de pasajeros al aeropuerto Internacional Jorge Chávez, de Lima, que hace un par de años le arrebató el tercer lugar regional.

En 2018, el terminal limeño transportó un total de 22,1 pasajeros en 2018, mientras que el AMB recibió 23,2 viajeros. De todas formas, la diferencia sigue siendo menor, apenas 5% más que el aeropuerto de la capital peruana, equivalente a 1,1 millón personas.