La estación está centrada en diversos ámbitos de la volcanología, como mejorar el actual nivel de caracterización, vigilancia y sistemas de alerta

El Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin) en conjunto con la Universidad Católica del Norte, implementarán el nuevo Observatorio Volcanológico Altiplano-Puna (OVAP), el cual fortalecerá el monitoreo de 10 volcanes en las regiones de Arica y Parinacota, Tarapacá y Antofagasta.

El recinto estará ubicado en el Pabellón “O” del campus de la UCN en Antofagasta, lugar desde el cual serán monitoreados los volcanes Tarapacá, Parinacota, Isluga, Guallatiri, Irruputuncu, Ollagüe, Olca, San Pedro, Lascar y Lastarria.

La estación está centrada en diversos ámbitos de la volcanología, como mejorar el actual nivel de caracterización, vigilancia y sistemas de alerta de los volcanes activos del norte del país, así como fortalecer las capacidades regionales de gestión de las amenazas volcánicas y mejorar la resiliencia, educación y participación de la comunidad frente a estos fenómenos. Además de generar mapas de peligro y riesgo volcánico.

En forma complementaria, autoridades de la UCN y de Sernageomin firmaron dos documentos anexos al convenio ya existente entre ambas instituciones, los que fortalecen la labor del OVAP.

Durante la visita a las instalaciones donde operará el OVAP, el director nacional de Sernageomin, Mario Pereira, sostuvo que con este proyecto se va a fortalecer la Red Nacional de Vigilancia Volcánica, perteneciente a Sernageomin que cuenta con el Observatorio Volcanológico de Los Andes del Sur, que está ubicado en Temuco.

De hecho, con el monitoreo del OVAP, resaltó, se podrá contar con un tiempo de respuesta más corto que el actual, y en tres o cuatro horas se podría estar en el lugar. “Somos un país que, por su configuración geológica, estamos expuestos y nos toca vivir con esta realidad. Además, es una oportunidad para mostrar lo que puede hacer un esfuerzo colaborativo entre organismos públicos y privados”, enfatizó.

INSTRUMENTAL

El equipamiento del Observatorio Volcanológico Altiplano-Puna será instalado en terreno en estaciones de monitoreo que transmitirán la información hasta las instalaciones ubicadas en la UCN. Todo el instrumental será integrado al paisaje con un bajo impacto visual, procurando no alterar la flora y la fauna endémicas. La idea es delimitar el espacio de instalación en un área que no impacte sitios de significación cultural y que estén a buen resguardo del tránsito de personas externas, como turistas y exploradores.

El instrumental que se utilizará para medir la actividad volcánica (sismicidad, emisión de gases, deformación en superficie y anomalías térmicas) estará constituido por sismómetros (equipos que se entierran a 1,5 metros de profundidad y registran intensidad o pequeñas vibraciones del terreno y cuáles de estas se asocian a la actividad volcánica), DOAS (detecta a distancia la presencia de gases de azufre desde fumarolas, lo que puede dar indicios de los procesos químicos internos en el sistema volcánico), Cámaras IP (facilitan la observación de los volcanes las 24 horas del día) y Geodesia (detectan pequeñas deformaciones de la superficie de un volcán, ya sea inflación o deflación, lo que ayuda a comprender la dinámica interna de un volcán).