Como advirtieron distintos expertos desde que comenzó el conflicto, la invasión de Rusia a Ucrania no sólo tendría consecuencias humanitarias, sino que también económicas a nivel mundial. Ambos países juegan un rol estratégico en los mercados de productos básicos.

En Chile, por ejemplo, ya aumentó el precio de las harinas, impacto que se refleja a nivel macroeconómico debido a que Rusia es el mayor exportador de trigo en el mundo.

El trigo es esencial para la producción de:

  • Pan
  • Sémola
  • Cerveza
  • Pastas

Ante este escenario, desde el gremio de los panaderos han advertido que el pan, uno de los productos esenciales para las familias chilenas, podría alcanzar los $2.500 el kilo.

El vicepresidente de ChilePan, Estaban González, afirmó a Meganoticias que “para el proceso del pan, el trigo que se importa es alrededor del 42%. Por lo tanto, obviamente que al salir a buscar trigo en los molinos, en este caso a comprar en el extranjero, ese 42% lo van a tener con un mayor valor”.

En ese sentido, argumentó que “siempre hablamos del trigo, pero el trigo hay que moverlo, hacerlo harina, la harina hay que moverla a las panaderías, nosotros lo hacemos pan, hay que moverlo a los almacenes, entonces hay mucha energía detrás”.

En tanto, desde la Sociedad Panificadora de Osorno, Rossana Pool informó que “estamos comprando el quintal de harina en $17 mil (aproximadamente) con todos los impuestos y se dice que podría llegar a los $25 mil. Se proyecta que más o menos el pan debería llegar a los $2.200 o a $2.500 pesos el kilo”.

Ante este escenario, la bancada de diputados de la Democracia Cristiana (DC) envió un oficio a la Fiscalía Nacional Económica (FNE) para investigar el mercado de la harina.

Los parlamentarios acusan denuncias por mal funcionamiento en la compra de trigo y venta a comerciantes y panaderías.