La tecnología de punta chilena, que requiere identificación visual biométrica, permite que los profesionales del área de la salud puedan prescribir desde el celular. 

A la hora de realizar una receta usar lápiz y papel será parte del pasado, luego del invento chileno que consiguió sustituirlo por el rostro. Esa es la característica más revolucionaria de Recétame, la nueva receta médica digital que, con un sistema de identificación visual biométrica e Inteligencia Artificial (IA), genera una firma electrónica avanzada que permite que un doctor ‘firme’ la prescripción utilizando su rostro. 

En esa línea, la plataforma desarrollada por la startup chilena Remedia posibilita que los profesionales, después de inscribirse con su cédula de identidad, puedan crear recetas con cualquier dispositivo o equipo con cámara o webcam. 

Los médicos realizan la receta -estará en formato PDF con un código QR, y al momento de firmar, el sistema le pedirá su cara. Luego de hacerlael sistema permite que se pueda imprimir o el paciente puede tomarle una foto al código, que lo dirigirá a la página web de Remedia, donde encontrará una copia de la receta. Entonces, cuando las personas vayan a comprar los vendedores de las farmacias podrán escanear el código QR para ver la receta online, inclusive si es retenida, ya que la prescripción puede ser “retenida” virtualmente. 

Eso sí, sólo se puede acceder a la prescripción con el código QR generado para una receta, de manera que Remedia no tiene acceso a los datos personales del paciente ni del doctor. 

¿Cómo se protege la información de los pacientes si la información es almacenada en la página web de Remedia? 

Al momento de generar la receta, se cifra con una clave segura que es incluida en forma de un código QR en la versión imprimible de la receta. La clave en ningún momento es almacenada en Remedia y luego el paciente o químico farmacéutico puede descargar el archivo cifrado y se decidirá con su clave. De esta manera ni Remedia ni sus empleados pueden acceder a la información personal de la receta. 

¿Qué tipo de farmacias podrán leer el código QR de las recetas electrónicas? 

La receta podrá ser vista por cualquiera que tenga acceso al original (código QR); el paciente o químicos farmacéuticos de cualquier farmacia. 

Por otro lado, ¿piensan trasladar su servicio a otros rincones del mundo? 

Una vez validado el modelo en Chile pretendemos expandirnos a otros países. Hay pocos que estén implementado ya algún tipo de receta electrónica y a nivel mundial estamos viendo que comienza una modernización del mercado. 

En la actualidad, Recetame está en fase piloto en una clínica de Santiago, comenzará a ser probada por médicos de consultas privada, y esperan que dos de las principales clínicas se sumen al sistema de aquí a fin de año. 

Entonces, ¿cuál es el modelo de negocio para sostener la aplicación? se sustenta en un cobro de $ 400 por receta emitida y por suscripción anual.