REVISTA DIGITAL IM

Se trata de un aumento que no se veía en 14 años: Más de 15% subieron los arriendos en las casas en el último trimestre de 2021. En tanto, el precio de alquiler de los departamentos aumentó un 6,7%. En ambos tipos de vivienda, la comuna más cara para arrendar es Huechuraba.

Un estudio de Portalinmobiliario.com, que da detalle al contexto del aumento de precios en el sector inmobiliario de la Región Metropolitana, mostró un aumento que no se veía en 14 años: Más de 15% subieron los arriendos en las casas en el último trimestre de 2021.

En el caso de los departamentos, el alza es menor pero con una tendencia similar, con 6,7% de aumento. “El aumento que hoy está teniendo la demanda por arriendo pasa por un motivo de necesidad, que es más coyuntural”, sostuvo Nicolás Izquierdo, representante de Planificación y Operaciones del Portal Inmobiliario.

En general, son varias las razones que han llevado a que el precio del alquiler se eleve y que alcance, por ejemplo, los $520 mil mensuales en un departamento de 51 mt2 en San Miguel.

“Ese aumento de la demanda, sumado a que no se puede aumentar la cantidad de casas de un día para otro presiona, por su puesto, los precios al alza”, indicó Esteban Carrasco, director de la Escuela de Ingeniería Comercial de la Universidad San Sebastián.

En cuanto a casa, las comunas donde más alza se ha experimentado en la RM, son Huechuraba (29%), La Reina (28%) y Vitacura (21%), mientras que para departamentos, Huechuraba sigue liderando la lista (18%), seguida por Peñalolén (14%) y Lo Barnechea (13%).

Solo para hacerse una idea, en Huechuraba una casa de 144 mt2 puede llegar a costar $900 mil mensuales. En ese sentido, Cristóbal Koch, director del Centro de Estudios Inmobiliarios, consideró que “algunas personas evidentemente tienen las posibilidades de elegir entre las diferentes viviendas, pero otros tienen que conformarse“.

“Creo que hoy más allá de pensar qué es lo que alguien quiere, hay que ver qué es lo que alguien puede, y las personas necesitan una vivienda”, añadió Koch.

En tanto, los bancos se han vuelto más exigentes para otorgar un crédito hipotecario, ya sea pidiendo más pie o reduciendo la cantidad de años a financiar. A eso hay que sumar que el apalancamiento del préstamo se ha elevado y, con ello, personas que eran potenciales compradores pasaron a ser arrendadores.

“En un escenario donde los sueldos no se reajustan inmediatamente, en el mejor de los casos cada seis meses, muchas veces un año, la idea es poder negociar un período de reajuste que sea lo más cercano a su realidad“, recomendó Carrasco.

Un crédito ahora es un 20% más costoso“, destacó Koch, indicando que “lo que va a suceder es que su salario tendría que crecer en un 80% para poder costear este 20% adicional“.

Antes de cerrar un contrato, dicen los expertos, es importante tener en cuenta que todo es negociable y reajustable, de esta manera, se asegura que si más adelante las condiciones de tasa mejoran, también lo haga el precio del arriendo.

Fuente:https://www.cnnchile.com/economia

REVISTA DIGITAL IM